Lunes, 23 Marzo 2015 14:10

Trastorno de la personalidad esquizoide en la obra de Albert Camus “El extranjero”

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Entonces me esperaba siempre

un sueño ligero y sin pesadillas.

 Y sin embargo había cambiado,

pues a la espera del día siguiente

fue la celda lo que volví a encontrar.

Como si los caminos familiares trazados

en los cielos de verano

pudiesen conducir tanto a las cárceles

como a los sueños inocentes.

Albert Camus de

 “El extranjero”

Selección y justificación del caso

Las características de una persona esquizoide descritas en el DSM IV apuntan hacia un humano carente de emociones,que no desea ni disfruta de las relaciones personales, incluido el no formar parte de una familia, que escoge actividades solitarias, tiene escaso o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona, no tiene amigos íntimos o personas de confianza (aparte de la familia), se muestra indiferente a los halagos y las críticas de los demás, muestra frialdad emocional, distanciamiento, aplanamiento de la afectividad.Entonces la curiosidad inmediata me obliga a preguntar  ¿en verdad una persona esquizoide no puede sentir, ni disfrutar,  dolerse o tener placer? ¿Qué tipo de persona es esa, pensé? En definitiva es muy diferente a mí, digamos está en el otro extremo. No obstante en búsqueda de respuestas según (Gabbard, 2002) el interior de un paciente esquizoide puede diferir de su apariencia exterior ya que estas personas sin duda tienen sentimientos y luchan por llegar a los otros. Se cree que su decisión de estar aislados se origina en una infancia que estaba en una constante amenaza de abandono, persecución o desintegración. Appel, (1974) como si el contacto amoroso representara para ellos la pérdida de la propia identidad y la destrucción de la otra persona. De modo que la elección de la novela de (Camus, 1942) “El extranjero”,  relata  de una manera sensata la vida de un hombre esquizoide, dibuja el interior de esa persona, nos dice, cómo logra permanecer en la ausencia, porqué lo hace y qué es lo que ocurre en su mente. Comprenderlo con las propias emociones parece resultar insuficiente y es probablemente en esa búsqueda inquieta cuando finalmente y sin querer se pueda  acompañar a Meursalt (el personaje principal) a la contemplación de una vida leal, sensible y entregada a pesar de sus limitaciones. Este personaje no sólo reúne las características de trastorno sino que va más allá y desanuda los matices, la materia dispuesta, la forma de pensar, las emociones que ajenas ocurren de manera velada, casi fantasmal pero precisan  la vida de un hombre.

Desarrollo del caso

El inicio de la novela se desarrolla cuando Meursault  recibe la noticia de que su madre ha muerto en el asilo y pide permiso a su jefe para faltar, cuando llega hacer todos los trámites para su entierro las personas  que interactúan con él parecen más consternadas o apenadas por el acontecimiento, sin embargo él no muestra pruebas de afecto, incluso parece cansado; el sol, la atmósfera, las personas se vuelven un obstáculo para regresar a su rutina o al menos descansar.  Un día después de enterrar a su madre conoce a María e inicia una relación, y al parecer tampoco se muestra afectado. Los amigos que tiene son del trabajo,  de vez en cuando habla con un vecino que se llama Salamano y otro que se llama Raimundo. La relación que tiene con ellos es breve pero con  Raimundo se vuelve más estrecha debido a una carta que le ayuda a escribir para que Raimundo puede regresar con su amante y vengarse de un supuesto engaño.

            Su jefe le ha ofrecido mejoras en el trabajo como cambiar de ciudad pero él se muestra indiferente ante las oportunidades que se le presentan. De la misma manera María le preguntó si deseaba casarse y le dice que igual le era indiferente peros que si así lo deseaba ella podrían hacerlo.

            En un encuentro Meursault es atacado por unos árabes que tenían problemas con  su amigo Raimundo y en defensa propia dispara a uno de ellos, lo asesina  y le hacen  juicio.  El abogado no reconoce ninguna especie de arrepentimiento incluso cuando le cuestiona da la impresión de no estar enterado de qué se le acusa y que puede ser condenado a muerte por su total indiferencia, también el abogado intenta persuadirlo para que mienta, pero se niega rotundamente porque piensa que hacerlo es falso y tiene pereza de engañar. Ya en juicio  relata que hace cinco disparos, pero que espero entre el primer y segundo disparo unos segundos y no supo contestar porqué lo había hecho de modo que interpretan que lo hizo de una manera deliberada. Da la sensación de que no le importa en lo más mínimo qué piensen de él,  el juez lo considera como el alma más endurecida que jamás haya visto en los juicios. Y cuando le preguntan directamente si lamentaba el acto cometido contestó que más bien sentía cierto aburrimiento.

Otro hecho destacable es que mientras está en la cárcel  no interactúa con nadie, prefiere entretenerse pensando cómo es su casa, recordando cada detalle y disposición de los muebles.  Para calmar la ansiedad mordía las astillas de la cama. Sólo una vez fueron a visitarlo (María) y aunque tiene muchas ganas de hacer cosas como abrazarla, decirle algo, constantemente se detiene para no hacerlo.

En la auditoria la mayoría de las personas lo describen como una persona plana, sin emociones, cómo un criminal; es condenado a muerte. Cree que su último día de vida ha sido desperdiciado cuando el sacerdote intenta hablar con él.

Análisis del caso

Debemos tener en cuenta antes de analizar cualquier caso, que  las personas aunque puedan  recibir el mismo diagnóstico a menudo son distintas entre sí y raras veces se comparten las mismas características de la personalidad.  La novela de Camus ofrece entre otras cosas la oportunidad de escuchar el diálogo interno, encontrar los verdaderos motivos que tiene para actuar de esa forma, cuáles son las intenciones detrás de su conducta aislada, su frialdad, e indiferencia.  Así que para hacer más rica esta experiencia analizaré algunas frases en concreto que expresa   Meursault  para poder ser diagnosticado como esquizoide, pero al mismo tiempo y de la mano acompañaremos la novela rica en matices, en posibilidades y formas.

Entre las características diagnósticas del DSM –IV (F60.1) (Criterio A1) “Prefieren emplear el tiempo en sí mismo que con otras personas, suelen estar socialmente aislados o ser solitarios y casi siempre eligen actividades solitarias o aficiones que no requieran interacciones con otras persona”. A este respecto Meursault vivía solo, trabajaba en una oficina y muestra muchas veces que prefiere estar solo, dice:             Dormí casi todo el trayecto y cuando desperté estaba apoyado contra un militar que me sonrío y me preguntó si venía de lejos. Dije que sí para no tener que hablar más esta conducta es manifiesta cuando llega a la cárcel ya que describe sus fuertes deseos por estar en la playa y en vez de preferir la compañía de cualquier persona explica: Si me hubiesen hecho vivir en el tronco de un árbol seco sin otra ocupación que la de mirar la flor del cielo sobre la cabeza, me habría acostumbrado poco a poco. (Criterio A2)  “Prefieren las tareas mecánicas o abstractas como los juegos de ordenador o matemáticos. Pueden mostrar un interés muy escaso en tener experiencias sexuales con otra persona”. Aunque este criterio no se cumple del todo ya que desconocemos que hace exactamente en su trabajo podemos comprender que no es alguien apasionado con su pareja pero en una ocasión cuando Raimundo lo invita a jugar billar también le ofrece ir a un burdel y contesta (mostrando su forma de pensar tal vez) “le dije que no porque no tenía ganasquizá esto no sea suficiente evidencia pero al menos nos obsequia un dejo de su persona. (Criterio A3) Les gusta muy pocas o ninguna actividad, así pues no muestra ninguna afición, deporte o entretenimiento que el de ser guiado por el azar. (Criterio A4) “Suele haber una reducción de la sensación de placer a partir de experiencias sensoriales, corporales o interpersonales, como pasear en una playa tomando el sol o hacer el amor, estos individuos no tienen amigos íntimos o personas de confianza a excepción de algún familiar de primer grado”. A este respecto en cuanto a las sensaciones no puedo decir que se cumple el criterio ya que sí existe por momentos La deseé mucho porque tenía un lindo vestido a rayas rojas y blancas, sandalias de cuero. Se adivinaban sus senos firmes y el tostado del sol le daba un rostro de flor Pero sí muestra desconfianza y no tiene amigos íntimos Al principio no advertí que me tuteaba. Sólo cuando me declaró ‹ahora eres un  verdadero camarada›, me llamó la atención.  Repitió la frase, y le dije sí. Me era indiferente ser su camarada y el realmente parecía desearlo. O cuando está en el velorio. Al salir, con gran asombró mío todos me estrecharon la mano, como si esa noche durante la cual no cambiamos ni una palabra hubiese acrecentado nuestra amistad. (Criterio A5) “Los sujetos suelen parecer indiferentes a la aprobación  o la crítica de los demás y no muestran preocupación alguna por lo que los demás puedan pensar de ellos”. Estando con María nos cuenta: María vino a buscarme por la tarde y me preguntó que si quería casarme con ella, dije que me era indiferente pero que podíamos hacerlo si quería. Entonces quiso saber si la amaba. Contesté como la otra vez que no significaba nada, pero sin duda no la amaba ‹‹¿Por qué entonces casarte conmigo?›› dijo, le expliqué que no tenía ninguna importancia y que si lo deseaba podíamos casarnosMás tarde su jefe le platica sobre su interés de abrir un negocio en París y le pregunta si estaría dispuesto a ir ya que podría vivir en París y viajar una parte del año y presupone que como es joven eso le gustaría. Dije que sí, pero en el fondo me era indiferente… Nunca se cambia de vida, que en todo caso que todas valían igual y la suya no le disgustaba en absoluto.  (Criterio A6) “Pueden abstraerse de las sutilezas normales en la interacción social y a menudo no responden adecuadamente a las normas sociales, de forma que parecen socialmente ineptos o superficiales y enfrascados en sí mismos. Habitualmente, muestran un aspecto blando  sin reactividad emocional observable y con pocos gestos o expresiones faciales de reprocidad como sonrisas o cabeceo” Este criterio resulta muy claro durante el juicio o cuando esta con el abogado que intenta defenderle hablando sobre su Mamá le pregunta si sintió pena por su muerte y aun con un probable juicio en contra de donde pende su vida y su libertad contesta.  Respondí que había perdido un poco la costumbre de interrogarme y que me era difícil informarle. Sin duda quería mucho a mi mamá, pero eso no quería decir nada. Todos los seres normales habían deseado más o menos la muerte de los que amaban.  También cuando el juez le pregunta si se arrepiente de haber matado le contesta. Reflexioné y dije que más que pena verdadera sentía cierto aburrimiento.  Mira su rostro esto es lo que ve: Ese día, después de la partida del guardián, me miré en el agua de la escudilla.   Me pareció que mi imagen permanecía seria, aun cuando ensayaba sonreír. La agité delante de mí. Sonreí y conservo el mismo aire severo y triste. (Criterio A7)”Refieren que rara vez experimentan emociones fuertes como ira o alegría. Frecuentemente manifiestan una afectividad restringida y se muestran fríos y distantes”.  Tal vez en esta frase no muestra ira pero si hace notar lo siguiente; por primera vez desde hacía muchos años tuve un estúpido deseo de llorar porque sentí cuanto me detestaba toda esa gente. Así mismo durante el juicio hacen referencia de su frialdad mostrada y su afectividad restringida. También he de mencionar que según la descripción del DSM IV “a veces, sus vidas parecen no ir a ninguna parte y dejan sus objetivos a merced del azar, reaccionando pasivamente ante las circunstancias adversas  y tienen dificultades en responder a los acontecimientos vitales” de modo que Meursault no es una excepción, muchas veces se ve involucrado, azarosamente por las circunstancias. Se hace amigo de Raimundo porque es éste quien lo invita a tomar vino y a comer, tiene una relación con María porque prácticamente es ella quién se acerca y le indica la proximidad de su disposición. Se pelea porque es la disposición en el escenario, mata debido a que el  árabe lo ataca y le da una tajada en la frente. Meursault empujado casi siempre por las circunstancias va y viene, como una extensión de los propósitos, deseos y motivaciones de los otros.      También más cercano a la descripción que nos ofrece  (Millon & Millon, 2006) donde una variante de la personalidad esquizoide es  el estilo solitario, que en general tienen una escasa necesidad de compañía y apoyo, incluso se siente cómodos, libres y seguros mientras están solos, por lo que prefieren trabajar en aislamiento social y no se aburren ni se sienten solos. Son autosuficientes e independientes de lo emocional y lo social. Haciendo a nuestro personaje más cercano a dicha descripción No vivo más que en una habitación, entre sillas de paja un poco hundidas, el ropero cuyo espejo está amarillento, el tocador y la cama de bronce. El resto está abandonado. Un poco más tarde, por hacer algo cogí un periódico viejo y lo leí. Recorté un aviso de las sales Kurschen y lo pegué en un cuaderno viejo donde pongo las cosas que me divierten en los periódicos.  Y aunque muchas veces no disfrutan de alguna actividad pueden tener determinadas aficiones o intereses (Sue, Wing Sue, & Sue, 2010).

     No obstante nuestro personaje no tiene un grado agudo esquizoide, su caso por decir no es tan grave, ya que si observamos con detenimiento puede experimentar alguna emoción y es capaz de sentir cierto grado de placer; María se acercó  entonces y se estrechó contra mí en el agua, puso su boca contra la mía. Su lengua refrescaba mis labios y rodeamos entre las olas durante un momento y tristeza aunque resulta evidentemente muy oculta y sin embargo obedece a sus deseos La mujer seguía llorando. Yo estaba muy asombrado porque no la conocía. Hubiera querido no oírla nunca más. Sin embargo, no me atrevía a decírselo. Como dice (Millon & Millon, 2006) “aunque muchos introvertidos son bastante asociales, siguen teniendo múltiples intereses y una vida rica interna.”

  

  

Posibles líneas de reflexión

No podemos sabemos casi nada de su infancia, pero es importante tener en cuenta que la figura paterna no está presente. La convivencia con su mamá era muy lejana y incluso afirma que había momentos en que no tenían nada que decirse. La explicación psicodinámica (Gabbard, 2002) explica que el infante percibe el rechazo de su madre pero a medida que las necesidades crecen el niño las experimenta como insaciables, y teme que tantas peticiones afecten a su madre y ésta lo abandone. Esto Fairban lo explica como “la fantasía Caperucita Roja en el bosque, donde la niña encuentra con horror que su abuela a desaparecido, dejándola sola con su propia avidez oral proyectada, en la forma de un lobo devorador. “   Así el esquizoide se ve en un principio temen devorar a los otros con sus necesidades y después temen ser devorados por otros. Este dilema hará que su conducta vacile entre  ahuyentar a la gente debido a sus necesidades y el temor de que los otros lo consuman o asfixien, donde el paciente simultáneamente se aferra y rechaza a los demás. Appel (1974) depender y fusionarse con otro es un riesgo que puede generarse por acoger cualquier cosa que venga de otro.

La terapeutas que tratan con esquizoides deben tener una extraordinaria paciencia debido a que el proceso de internalización es lento y laborioso, se recomienda  el silencio sea visto como una fuente de comunicación no verbal. Para que se dé cuenta si se mantienen o no la relación. Por medio de la identificación proyectiva por ejemplo un paciente quiere que el terapeuta viva lo que él vivió con su padre cuando éste dejó de hablarle. Así el paciente le está brindando información al terapeuta. Una técnica que puede ser utilizada en esos casos de silencio que el terapeuta comience a monitorear sus proyecciones en el paciente sin ser arrastrados por la contratransferencia, para mirar los sentimientos que surgen, incluso puede ser la única técnica. Si los obligamos a hablar o relacionarse podemos producir mayor aislamiento.

Conclusión

Es probable que la novela nos describa bastantes aspectos de la personalidad esquizoide, incluso aquel pensamiento que oculta y trata de evitar a toda costa manifestar sus verdaderas emociones, soterradas por el pensamiento: Le oí ir y venir. La cama crujió y por el extraño y leve ruido que atravesó el tabique comprendí que lloraba. No sé porqué pensé en mamá… Por ello si las posibilidades se congregan y  llegamos a tener un paciente con estas características es indispensable estar atentos al más leve movimiento, ruido, crujido e intensión.

      Las enseñanzas que recibimos de un paciente así oscilan en la capacidad de ver y escuchar, observar más allá de lo conocido. Por ejemplo un esquizoide puede ver claramente la teatralidad de una persona histriónica, sus intenciones de manipular y seducir a las personas. Pueden ver más allá de los actos, es un hecho que hay mucho que aprender de sus características como terapeutas. Incluso son pocas las personas diagnosticadas con este trastorno, la otra gran  mayoría esperan la atención de los demás, el contacto, la aceptación, el reconocimiento, el amor. Pareciera que aunque también es importante para el esquizoide éste se detiene un momento antes para no dolerse, encuentran su mundo mental lleno de atractivos y se detienen observándolos. La oscilación podría funcionar si esta fuera un intercambio de su mundo con el nuestro. El equilibrio siempre es crucial en la medida que se escucha y se dialoga con nuestra contraparte que siempre está fuera de nuestras extensiones corporales, está en el otro. 

Referencias.

Camus, A. (1942). El extranjero. Francia: Gallimard.

Gabbard, G. O. (2002). Psiquiatría psicodinámica en la práctica clínica. Madrid: Ed. Médica panamericana.

Millon, T., & Millon, T. (2006). Trastorno de personalidad esquizoide. En S. Grossman, C. Millon, S. Meagher, & R. Ramnath, Trastorno de la personalidad en la vida moderna (págs. 386-416). Barcelona: El sevier.

Sue, D., Wing Sue, D., & Sue, S. (2010). Trastorno esquizoide de la personalidad. En Psicopatología, compendio de la conducta anormal. (págs. 208-209). México: Cenegage Learning.

 

                                                                                                                 

Visto 2044 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Abril 2015 12:01

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.