Frigidez

Buscar Términos dentro del Diccionaro (puedes emplear expresiones regulares)
Empieza por Contiene la palabra Término ExtacoSuena como
Todos A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Término Definición
Frigidez

También llamada anafrodisia, la frigidez se refiere a la incapacidad de la mujer para alcanzar el orgasmo (v.) durante el coito. Cuando no es de naturaleza orgánica, esta incapacidad no es una enfermedad sino un síntoma de conflictos neuróticos subyacentes que pueden remontarse a un rechazo de la propia identidad sexual, a una homosexualidad latente, a vínculos edípicos no resueltos, a sentimientos de culpa respecto al placer sexual, vinculados con la educación, a recuerdos de experiencias negativas o dolorosas como violaciones o incestos, a sentimientos de inseguridad y de inadecuación frente a la relación, al temor de pérdida del autocontrol, al temor a la gravidez, al desafecto respecto a la pareja, con pérdida de atracción sexual, o al disgusto por sus comportamientos sexuales desilusionantes. 

S. Freud refiere la frigidez a “…la fijación de su libido al padre o a un hermano que lo sustituya–, […] El marido nunca es más que un varón sustituto, por así decir; nunca es el genuino. Es otro –el padre, en el caso típico– quien posee el primer título a la capacidad de amor de la esposa; al marido le corresponde a lo sumo el segundo. Ahora bien, para que se desautorice a éste por insatisfactorio importa cuán intensa sea la fijación y cuán tenazmente se persevere en ella” (1910-1917 [1976: 199]).

La frigidez completa implica una total anestesia sexual; la relativa puede presentar las formas de: 1] insensibilidad vaginal con sensibilidad en la zona del clítoris; 2] interrupción de la excitación inmediatamente después del orgasmo; 3] angustia, tensión, insomnio, depresión tras la relación, cualquiera que sea el grado de satisfacción. Según C. Rycroft, “la frigidez puede considerarse un síntoma neurótico sólo si a] es persistente y b] se verifica también en las circunstancias más favorables. De otra manera es un signo de inexperiencia y de falta de sinceridad (por parte de la mujer o de su compañero)” (1968: 64).

BIBLIOGRAFÍA: Benedek, T. F. (1959-1966); Freud, S. (1910-1917); Kinsey A.C. et al. (1953); Moreno, M. (1970); Rycroft, C. (1968).