Alberto Páez Muñoz

Domingo, 12 Julio 2015 01:58

¿Para qué ir a terapia?

Busco desnudarme de lo que aprendí,

olvidarme del modo de recordar que me enseñaron
y raspar la pintura con la que me pintaron los sentidos,
desencajaron mis emociones verdaderas,
desempacarme y ser yo.
No Alberto Caeiro,
sino un animal humano que la naturaleza produjo.
 
Fernando Pessoa.
 
 
 
 
Considero el siglo xxi se caracteriza por el desconocimiento de las propias emociones. El mundo contemporáneo está acostumbrado a pensar mucho antes que sentir evitando a toda costa incorporar sus propios sentimientos. Hay un absurdo temor de mostrar quién se es, incluso a uno mismo. Este absurdo intento por querer llevar todo a la cabeza y encontrar explicaciones lo único que busca es   tratar   de reducir al mínimo sus sentimientos.
Pero afortunadamente este desconocimiento y está escisión se puede reconectar por medio del conocimiento, la integración y la confianza que nos da conocer nuestras propias emociones. Un psicólogo podrá ayudar a un paciente a reconocer que tiene miedo, enojo, vergüenza, asco. Esta intensa intercomunicación que provoca hablar con un terapeuta nos ayuda a reconectarnos, saber quienes somos a partir de nuestra unicidad para comenzar a tener resultados(una terapia que no te de resultados no sirve)   
La vida que nos espera después de hacernos responsables con lo que sentimos nos hará  libres, conectados nuevamente y confiados en el otro.
La integración de las emociones es un derecho que nos ayudará a  tomar las riendas de nuestra vida.
 
 
 

Ficha Bibliográfica
Baudrillard, J. (1978). Cultura y simulacro. Barcelona: letra e.
Ricoeur, P. (1996). Sí mismo como otro. México: Siglo xxi editores.
Youtube. (21 de 09 de 2011). La pendiete resbaladiz de la maldad. Recuperado el 12 de 10 de 2014, de REDES: https://www.youtube.com/watch?v=9rQcxtskG0o

Rogers descubre que los clientes y sólo ellos pueden encontrar la resolución de sus conflictos. Para lograr esa consciencia en el cliente Rogers los acompaña para mostrarles o reflejar las incongruencias que encuentra en cada uno de ellos, no lo hace de una manera autoritaria, tampoco para demostrar su inteligencia, menos aun para indicar un camino, antes bien confía en la inteligencia y la consciencia de su cliente y sobre todo de su propia capacidad de regularse.
¿Pero entonces para qué es necesario el terapeuta si  el paciente conoce todas las respuestas?
Viernes, 10 Julio 2015 06:53

El pulso de las emociones

Experimentar el mundo, relacionarnos con la vida es posible por medio de las emociones. Incluso el miedo antes de que podamos razonarlo nos estará preparando para luchar o huir. Las sensaciones corporales que provienen de las emociones nos dan aviso de aquello que ni siquiera imaginamos, sentimos tristeza, miedo, culpa, vergüenza. En fin sentimos tantas cosas durante todo el día, pero la vida moderna no nos permite hacer las conscientes, registrarlas.

No es de sorprender que cada día existan más verdugos, crímenes, incluso víctimas debido a la desconexión que existe con sus propias emociones.
¿Acaso no es verdad que los narcos prefieren seguir explorando la ilusión de un placer inexistente provocado por la expectativa de un razonamiento soportado en las ideas y no en las emociones? ¿Acaso una humanidad conectada con sus emociones podría provocar genocidios, alterar  ecosistemas, lucrar con un futuro incierto? Seguramente habrá quien piense que así es.
      Pero hay que recordar que todas las emociones son funcionales para crear ese equilibrio en el organismo que nos produce placer (Gorayeb, 2011), sin embargo pensaran qué pasa con las emociones negativas.  La ira por ejemplo nos permite poner límites con las personas que pueden ser agresivas o bien nos hacen o quieren hacernos daño. Pueden observar que las personas que más dejadas y más acoso reciben  son aquellas que no expresan su enojo, contrario a lo que actualmente se piensa el enojo  debe ser controlable. 
Las emociones en fin sirven para regular nuestro organismo y vivir en armonía.
 
Viernes, 10 Julio 2015 06:32

El costo de la incomunicación

Cuando el hombre descubre en sus silencios,
que su hermoso lenguaje se le agosta,
se le quema-confuso- en la garganta,
exhausto de sentido… sí, todo él,
lenguaje audaz del hombre,
se le ahoga- confuso en la garganta
y de su gracia original no queda
sino el horror de un pozo desecado
que sostiene su mueca de agonía .
José Gorostiza.
 
Viernes, 10 Julio 2015 05:31

La moda ultra - violenta

¿Los valores de la sociedad han pasado de moda?

Un coyote emplumado es más

 que un lobo sin manada

esmenos

que un árbol sin raíces

Juan Bañuelos.

 



MOTIVACIÓN Y EMOCIÓN

 

¿Qué es más y qué es menos? El logro o la familia, la afiliación o el poder, las necesidades o la seguridad, el reconocimiento o la autorrealización. Claro, habrá prioridades que dependen  de la  cultura de origen. No obstante qué es el logro sin la familia, el reconocimiento sin la autorrealización o el poder por el poder.  Uno sin el otro carece de sentido (aunque para la persona parezca tenerlo) los resultados son infortunadamente predecibles.

Las emociones (quiéralo o no) son causales, surgen del exterior, de cosas que no podemos controlar. Nuestro organismo buscará la forma interna o externa de solucionarlo. Pero a veces no es tan sencillo. Porque no tenemos consciencia de donde nace esa emoción, o cuál es la emoción que detonó el sentimiento que tenemos presente.  Todo funciona así, cuando  surge una emoción, la valoramos y evaluamos, es nuestra posibilidad subjetiva de controlar la situación y no perder la estabilidad o bien recuperarla al menor tiempo posible. Cuando está evaluación-valoración es consciente hay una respuesta fisiológica, por ejemplo en el enojo, la sangre fluye a las manos, el ritmo cardiaco y la temperatura aumenta (Gorayeb, 2011). Eso puede provocar una expresión emocional como decir: me siento enojado. (Esto por muy absurdo que parezca es un recurso utilizado en terapia Gestalt que sirve para hacer consciente a la persona, paradójicamente una vez consciente el enojo disminuye)

Pero también existe la posibilidad frecuente de que no sea consciente,  en este caso se reacciona con indiferencia, o bien no se sabe que se siente. Sabe que tiene malestar, inquietud, calor, pero no puede diferenciar si es miedo o tristeza o enojo y esto a la larga nos puede traer serias consecuencias.

En México el enojo  se ha vuelto una emoción socialmente reprimida, “el que se enoja, pierde” dicen. De este modo muchos hombres  han aprendido a manifestar el enojo a través de la violencia. Es común escuchar “me haces enojar, o no me hagas enojar” Delegando la responsabilidad de su enojo a otra persona, precisamente porque uno  sentir enojo es mal visto, “entonces si me enojo no es culpa mía es culpa del otro”, piensan. (Alejaldre, 2006)

Por lo tanto no es difícil encontrar que una persona se predisponga más para la tristeza o para el enojo, la ira, el miedo, la vergüenza, la alegría, estas conexiones pueden producir una especie de adicción química que no podrá cambiar a menos que exista consciencia o se trabaje sobre ello.  No es que la alegría sea más (mejor) que el enojo, todas son constitutivas. Si una domina en absoluto, durante todo el día, mediante todos los días, seguramente las cosas no anden bien. Dice Christian Fleche (Fleche, 2012):

Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica,ésta se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: “Lo que tengo es miedo”, su miedo disminuye a la mitad. Hay que tomar conciencia de uno mismo.

Nuestro organismo es sabio y sabe cómo recuperarse, claro siempre y cuando nosotros mismos se lo permitamos.  

LA GEOGRAFÍA DEL DOLOR

La geografía del dolor es una manifestación física que se instaura en nuestro pais, indicando que algo no funciona o está roto. ¿Qué esta roto?  ¿Qué sucede? La muerte de los estudiantes en Ayotzinapa, los policias matando personas indefensas, las autoridades insensibles y muy probablemente complacientes de la matanza. ¿Es que dejamos de sentir?

Hay muy poca educación al respecto. Las manifestaciones de violencia se dan entre personas que no han podido mirar el sufrimiento del otro porque  no han sido capaces de mirar sus propias emociones. Emociones que una y otra vez son reprimidas y se confunden con otras, llegando a un sin sentido de la realidad.

¿Quién sois? Es una pregunta que depende la percepción que tengas de la realidad, la realidad se altera si no conoces tus propias emociones porque con ellas percibes la realidad pero que sucede sino puedes diferenciar tus emociones, definitivamente tampoco la realidad. En esta desorientación se anclan los estereotipos, la publicidad, la busqueda de una belleza inexistente (no sentida) y encuentran resonancia en todos aquellos que no conocen como se sienten al respecto. Si lo supieran estoy seguro estarían hinchados de indignidad o bien se reírian de esquemas tan efímeros. La concreta percepción de los sentidos ayudaría en gran medida a reconocer las emociones y al hacerlo haría  responsable a cualquiera de sentirlas, no podría haber tanto matón si se hicieran cargo de lo que sienten.   Es una lástima que nuestro sistema educativo sea tan insensible con ello y esto tenga que ser aprendido a nivel licenciatura, en psicología o materias a fines.

Hay mucho trabajo por hacer al respecto, la responsabilidad y la materia prima(las emociones), así como la esperanza de una sociedad mejor en la terapia se encuentra ahí, sostenida en la columna vertebral de las emociones. 

 

 

 

Referencias

Alejaldre, E. (22 de 05 de 2006). Salud en movimiento. Recuperado el 17 de 10 de 2014, de http://smollin.wordpress.com/2011/02/14/boletin-18-enojo-mayo-22-%E2%80%9906/

Fleche, C. (16 de 05 de 2012). Cada órgano responde a un sentimiento.

Gorayeb, F. P. (2011). Manual de teorías emocionales y motivacionales. México: Universitat Jume.

 

youtube. (15 de 12 de 2012). La educación prohibida. Recuperado el 19 de 07 de 2014, de https://www.youtube.com/watch?v=3vj6wL7MYMo&list=LLEIhrwOUc0Sb4uTxGaID1KA

Martes, 05 Mayo 2015 05:12

Aprender de la Mara Salvatrucha.

INTRODUCCIÓN

La (mara) se refiere a un grupo de amigos, (salva)  El Salvador y (trucha) dícese  de alguien astuto, aunque  también se piensa que Salvatrucha era un nombre que empleaban despectivamente para referirse a los campesinos salvadoreños. La Mara Salvatrucha es una red de pandillas trasnacional que se establecen como clikas locales, unidas bajo el mismo nombre y comparten una identidad  social.  Ahora se considera a los maras como problema de seguridad nacional, los esfuerzos de represión por medio de leyes antimaras, fuerzas policiacas reforzadas con militares, redadas y detenciones lejos de erradicarlos los multiplica. (Quizá los organismos de inteligencia del estado no sean tan inteligentes). Los maras nacen en un contexto excluyente, muchos en la guerra, ya sea la guerra civil del salvador o bien la guerra de hambre que se vive en distintos lugares de Centroamérica. La mayoríade los maras provienen de núcleos familiares rotos, dónde los padres no pueden ver a sus hijos porque buscan trabajos de sol a sol para sobrevivir, o sucede que la violencia física, sexual y psicológica  se instaura transgeneracionalmente como herencia de una guerra ultra violenta.  Por ello, se analizará las influencias culturales, los costos de la exclusión social, sus códigos de comunicación, las emociones y sentimientos, el pensamiento y su conducta como resultado de la influencia social. La reflexión que puede poseer este trabajo espera pueda facilitar algún seguimiento y entendimiento de estos grupos sociales para una posible solución.

 

 

HISTORIA E INFLUENCIA CULTURAL

El salvador estuvo en una guerra civil por más de una década (1980-1982) al parecer esta guerra se origina  cuando el presidente Rafael Zaldívar abolió la propiedad comunal y ejidal provocando la concentración de la tierra en unas cuantas manos y por ende enormes desigualdades sociales, el levantamiento campesino e indígena que ocasionó tal imposición se reprimió con cerca de 30 mil muertos. En 1969 un conflicto hondureño provocó el regreso de miles de salvadoreños establecidos en el país vecino, En 1970 la falta de libertades provoca que el 10% de la población disfrute del 80% de las riquezas del país. Así surgen las Fuerzas Populares de liberación Farabundo Martí y el Partido comunista salvadoreño. También la Unión Nacional Opositora luego de las elecciones dio reiteradas denuncias sobre un fraude electoral, por lo que el 25 de marzo un grupo de jóvenes militares trató de dar un golpe de estado que falló, pero ya se engrosaban las filas de guerrilleros. Y es en 1975  se constituye las Fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional (FARN) y al siguiente año el Partido Revolucionario de los trabajadores Centroamericanos(PRTC). Estos grupos armados cooperaban con  organizaciones obreras, campesinas y estudiantes. Para financiarse secuestraban empresarios y funcionarios públicos. Con la finalidad de reprimir estos movimientos de izquierda se formaron grandes grupos paramilitares (Zuñiga Nuñez, 2010). Las familias Salvadoreñas salían de la opresión de tres maneras, luchaban  armados en conjunto con la opresión de la que habían sido víctimas, luchaban en contra de esa opresión o simplemente se defendían. Los tres primeros años de guerra fueron traumáticos dada la inmensa cantidad de asesinatos en el conflicto. La recurrencia a la masacre como estrategia de los escuadrones de la muerte organizados por el ejército fue la norma.  Un Mara nos relata (Zuñiga Nuñez, 2010)

“[...] mira yo ingresé a la guerrilla a los diez años, cuando [...] a huevo pues me hicieron guerrillero [.], a esa edad porque llegaron [los del ejército] y barrieron todo [...]. Porque hicieron un desmadre, en ese tiempo sólo estaba yo, mi hermano y mi hermana en la casa, mis papás andaban por el mercado o esta­ban trabajando. Puta [.] venían matando todos los de allí [la comunidad donde vivía] loco, pero dando corte parejo, todas las casas corte parejo. El dicho era muerto el perro se acabó la rabia, y corrimos nosotros porque de ahí teníamos una casa como a casi medio kilómetro quizás [...] entonces corrimos. De allí llegaron a donde otros vecinos de nosotros; agarraron al señor, a la señora, los hijos pa' bajo, ya la señora como de unos setenta y cinco, ochenta años, morritos como de unos quince años pa' bajo también, todo muerto el perro se acabó la rabia decía el dicho, allí venían barriendo. Nosotros nos logramos ir, a mi hermano lo agarraron allá por donde mi cuñado, por la casa de él. Lo mataron a él y a mi cuñado”.

         Los niños experimentaron en carne propia la guerra civil salvadoreña como soldados, se cree que al menos un 20% de los miembros de las Fuerzas Armadas de El Salvador (FAES) estaba compuesto por menores de edad. Muchos de estos niños se convierten en soldados para sobrevivir pero también para vengarse e incluso por la necesidad de dejar de ser víctimas indefensas. (Santacruz & Arana, 2002). Puede haber atenuantes cuando los niños son afectados en una guerra como ciertos procesos del desarrollo del niño, la disponibilidad de familia, los progenitores o la solidaridad de la comunidad, ya que se  reduce así el impacto mientras se  brindan actividades educacionales, sociales constructivas. Pero cuando se hacen los tratados de paz no existe ningún tipo de políticas de rehabilitación y reinserción social, los niños y jóvenes nos son tomados en cuenta, marginados e ignorados por la sociedad, desvinculados de su identidad, o empujados por la guerra algunos migran a Estados Unidos, y son ellos mismos quienes se hacen cargo de ellos mismos. Muchos migraron a la zona de los Ángeles California, donde frecuentemente fueron víctimas de discriminación y maltrato por parte de otras pandillas mexicanas, afroamericanas y estadounidenses. La violencia sin embargo no era comparable con aquella que habían sufrido los jóvenes salvadoreños y de la que serían capaz de ofrecer a cambio de los insultos.  (Santacruz & Arana, 2002).   

 

 

PENSAMIENTOS Y CONDUCTAS PROPIAS DE LA “MARA” COMO RESULTADO DE LA INFLUENCIA SOCIAL.

Es de esperarse que un sistema familiar tan debilitado como resultado de una guerra, la pobreza, la falta de oportunidades y la marginación sea proclive a la violencia intrafamiliar: el abuso sexual, las adicciones a las drogas, el alcohol, la delincuencia. Por la tanto a la falta de principios y valores. Es decir si toda la sociedad les da la espada desde muy jóvenes seguramente buscarán lo que tanto les ha hecho falta y que les ofrecen estas pandillas: seguridad, identidad y sustento. Los maras consideran a cada integrante una pieza fundamental en la organización, (entonces lejos de excluir se le integra) .

      Se expresan libremente, conviven, escuchan música, se les escucha e incluye (respetando el orden jerárquico) son escuchados. Algo que necesariamente en esta sociedad hace tanta falta.  Viven al límite y pueden hace cualquier cosa que se les antoje, desde violar a alguien (siempre y cuando no afecte los intereses de la Mara) . Y su solidaridad es distinta ya que los códigos que hace que nuestra sociedad excluya a las personas son los que solidarizan a los maras. Para ejemplificar esto diría que la lealtad se muestra cometiendo un crimen para ayudar al grupo. A diferencia de la cultura occidentalizada que piensa cotidianamente en el beneficio personal,  aparece una ideología nosóstrica (heredado probablemente de sus raíces indígenas), ya piensan y actúan por el bien de su grupo social. Por ejemplo las clikas son delimitaciones territoriales que pertenecen a diferentes grupos delictivos, en estos territorios los maras cobran a toda persona que quiera salir o entrar al territorio, así  también si un comercio quiere vender dentro de su clika tendrá que pagar hasta un 50% de sus ganancias, se les cobra incluso a aquellos que venden drogas. Pero todo este caudal de dinero no es en función de enriquecer a pocos miembros de la banda, sino como ayuda para los maras que están en las cárceles o para solventar las necesidades del grupo (Philipson, 2006). 

         Por otra parte en partes de el Salvador en realidad no existen muchas opciones, las clikas están divididas apenas por unas cuantas calles, la clika del enemigo está pasando la tienda por ejemplo, entonces te dan dos alternativas o matas a alguien de la clika enemiga o te matan ellos mismos por demostrar tu débil lealtad al grupo. En El salvador es cotidiano encontrar un promedio de al menos 11 personas muertas diariamente (Philipson, 2006). El pensamiento primordial es la sobrevivencia debido a que las alternativas para ella son lealtad y criminalidad para ser, para existir y ser incluido en el grupo.

 

 

CÓDIGOS DE COMUNICACIÓN.

La comunicación que utiliza los integrantes de las maras mutan continuamente, y sirven tanto para la capacidad de ponerse de acuerdo en milésimas de segundo y actuar específicamente en función de un delito: matar, pegar, amedrentar, robar. Cómo organizativas, de alerta, o bien de compañerismo (Clavería, 2011) Pero su comunicación no se limita a un lenguaje corporal, trasciende sus sentidos y se instaura en forma de tatuajes como advertencia y signo de pertenencia, entre más tatuado estás “más involucrado en la banda.  Deja de existir la privacidad acerca de su lealtad, han entrado en combate y se atavían para ello” (Belmont, 2006). Tal vez es un mensaje de muerte dual, tanto para aquellos que los miran como quienes los portan, ellos mueren por la banda, por las letras que se impregnan de su sangre, los muertos en combate, la gente que apreciaban, en fin, son cartas mortales del amor.

 

 

EMOCIONES Y SENTIMIENTOS.

La emoción tiene un carácter público, el lenguaje corporal  y los gestos son una colección de respuestas observables a ciertos estímulos. Así por ejemplo existen emociones primarias como la alegría, la tristeza, el miedo, la ira, la sorpresa y la repugnancia. Los grupos delictivos de las maras provienen de rupturas familiares, abandono, abuso, droga, sexo. La emoción primaria a este conflicto debe provocar principalmente una enorme tristeza, ira y miedo. Las emociones según (Damasio, 2000)son complejas colecciones de respuestas químicas y neurales que cumplen un papel regulador. El miedo nos prepara por ejemplo para huir o atacar, la amígdala intenta predecir un potente peligro. Y por si fuera poco cada vez que enfrentamos un hecho traumático ese peligro se grava en la corteza prefrontal ventral, es decir que las pandillas cada vez que viven algo similar actúan agresivamente recordando hechos anteriores, podría postular aquí de hecho que este tipo de paranoia gradual genera pues esa adicción al crimen o bien un estrés postraumático. La ira también debe ser una emoción frecuente, loriginada en su mayor parte por la exclusión de la sociedad, el abandono de los padres, la nulidad en la que son marginadas. Claro que pienso que detrás de estas emociones existe una gran tristeza, casi olvidada, desechada y más aun generadora (por su aspecto de asunto inconcluso) de una continúa irritación.

          Otro hecho trascendente me parece son las emociones secundarias o sociales, estás se adquieren, forman parte del cerebro debido a la evolución social en la que nos hemos desarrollado. Estas también funcionan como reguladoras de la sociedad y sirven para mantener la armonía en grupo, su estructuración neurológica debió comenzar a desarrollarse desde las primeras comunidades humanas. Las verguenaza y la culpa es una emoción que se puede identificar en casi cualquier persona que a cometido un crimen . Pero los maras ocultan esa culpa con los códigos de jerarquía que establecen. Por ejemplo si un miembro de cualquier familia  es encarcelad, es probable que éste sienta vergüenza, y está verguenza generalmente se extiende a los miembros de la familia y personas cercanas.   Pero en los grupos sociales de las maras, la cárcel es un escalafón, símbolo de respeto y dignidad. Así la función reguladora de la vergüenza adquiere otro código en el grupo y en vez de debilitar la pulsión agresiva, la fortalece. 

         En cuanto a sentimientos se refiere, estos son de carácter privado, quiero decir es la experiencia privada y mental de una emoción. De modo que puedes observar tus emociones nutrir tus propios sentimientos. En el caso de aquellas pandillas la consciencia de sus emociones son constantemente obturadas, suelen parecer confundidos, no tienen claridad del pensamiento y tampoco del juicio. Por ejemplo entrevistando a un pandillero le preguntaban porque mataban a otro pandillero y el contestaba que así era, y así debía de ser. Inmediatamente se le preguntó, bueno pero entonces esto nunca va a acabar y el otro sin entender la extensión de sus palaras volvió a contestar que así era, porque así debía de ser (Philipson, 2006).

          (Damasio, 2000) Tuvo un paciente que accidento la zona del cerebro que está vinculada con las emociones y a pesar de permanecer intacto el razonamiento y tener habilidades matemáticas, perdió su capacidad de juicio, de esta manera se dedujo que la capacidad de razonar bien depende de el equilibrio emocional.

 

 

CONCLUSIÓN

Difícilmente se piensa en los grupos delictivos como algo de lo que debamos aprender, sin embargo me parece que hemos equivocado la ruta desde que trazamos nuestro camino. Maslow establece una jerarquía de necesidades básicas con la que se puede llegar a la autorrealización. Pero en una sociedad capitalista y cada vez más desigual no se puede ni siquiera cumplir con la más básica,  la alimentaria, la seguridad: casa, empleo, recursos, salud. Y si carece una persona al menos de lo más básico su capacidad de desarrollar sus emociones se verá afectada y disminuida. Las pandillas como la Mara ofrece una autorrealización distinta, y se compromete brindar a sus miembros, seguridad, afiliación, cubriendo las necesidades básicas. Pero ¿qué debemos aprender de los Maras” Tal vez en pensar más en los otros, en dejar de buscar el beneficio propio y emplear recursos para ayudar, tener una consciencia nosóstrica. Dejar de excluir a las personas empezando por los miembros de nuestra familia, escuchar al otro. ¿Acaso esos grupos delictivos les ofrecen mucho más de lo que nosotros les podemos ofrecer? La respuesta es evidente.

           Aprender de ellos es una manera de reconocer nuestra responsabilidad en el abandono que nosotros mismos hemos creado para su propio y nuestro infortunio. La realidad es que estamos conectados y cada uno de nosotros posee una parte de responsabilidad en esta  violencia pronunciada.    

 

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA.

Belmont, S. (Dirección). (2006). Mara Salvatrucha, MS-13 Documental [Película].

Clavería, J. R. (2011). Los Maras "El fenómeno criminal del s XXI. Galileo , 1-42.

Damasio, A. R. (2000). Emoción y sentimiento. En A. R. Damasio, Sentir lo que sucede (págs. 55-70). Chile: Andrés Bello.

Philipson, A. (Dirección). (2006). Documental [Película].

Santacruz, M. L., & Arana, R. E. (2002). Biomédica , 383-397.

Zuñiga Nuñez, M. (Abril de 2010). Historia crítica. Recuperado el 25 de Abril de 2015, de La guerra civil salvadoreña en el recuerdo de niñez de un pandillero: http://historiacritica.uniandes.edu.co/view.php/643/index.php?id=643

Miércoles, 25 Marzo 2015 08:28

¿Los animales como parámetro psicológico?

  “Los animales saben

 que no nos sentimos muy  seguros en casa,

dentro del mundo interpretado”.

Riner Maria Rilke.

 

 

Keller y Marian Breland, seguidas por el impulso del conductismo se toparon con varias interrogantes, cuando intentaron enseñar a un cerdo a tomar monedas e intercambiarlas por comida. El cerdo aprendió la conducta, sin embargo, un suceso no tan extraño en su conducta, interfirió con dicho aprendizaje, el de hozar con el hocico el suelo. Esta conducta innata para buscar comida, dejó en entre dicho lo que aseguraban los conductistas, y el cerdo olvidó por completo aunque de ello dependiera su vida, intercambiar monedas. Fue Wolfang Köhler, psicólogo Gestalt quién se le ocurre experimentar con un chimpancé y decide ponerle dos cañas que se pueden ensamblar, de manera que si lo logra, puede alcanzar el alimento que está fuera de su alcance. Después de varios intentos, el chimpancé frustrado se detiene y con una comprensión súbita, sin ensayo previo, une las cañas y consigue su objetivo. El instinto produce que el organismo aprenda nuevas conductas.

La gran diferencia entre la inteligencia de una chimpancé y un ser humano estriba en que éste último puede tener pensamientos simbólicos, y razonamientos abstractos. Mientras que los chimpancés  viven inmersos en un presente perceptivo, no se ocupan del pasado o del futuro simbólicamente, lo más que pueden lograr a aprender es una conducta instrumental y en este caso una comprensión súbita.

Sin embargo nuestra  especie ha tenido que pagar un precio alto por  esta capacidad de pensamientos simbólicos, esta plasticidad “adaptativa” que supera funciones superiores a cualquier otra especie:

La intuición, puede lograr que un animal sepa cuando existe un peligro, cuando lo acecha su depredador, es  una especie de orientación momentánea que sacude el organismo y les ayuda a sensibilizarnos, o incluso a tener una comprensión súbita como ocurrió en el experimento de Kölher,  para cubrir nuestras necesidades fisiológicas.   Sin embargo nuestra especie ocupada por su pensamiento abstracto ha generado humanos con poca orientación organísmica,  produciendo desórdenes conductuales y mentales.

Porque en esta búsqueda de saber quién es sano y quien no lo es, se podría encontrar un nuevo parámetro establecido por las conductas propias de otras especies. Quizá una de las tareas de la psicología sea reconectarnos con nuestros instintos y con el presente perceptivo.


REFERENCIAS

Breland, K. and Breland, M. (1961) The Misbehavior of Organisms, http://psychclassics.yorku.ca/Breland/misbehavior.htm. Krebs, J. R. and Davies, N. B. (eds.) (1978) Behavioral ecology. Sunderland, MA. Staddon, J. E. R. (ed.) (1980) Limits to Action: The Allocation of Individual Behavior. Academic Press, New York. Staddon, J. E. R. (1981) Cognition in animals: Learning as program assembly. Cognition 10, 287–294.

Miércoles, 25 Marzo 2015 02:32

Psicología clínica

 ¿El dolor  podría mostrarse con la sangre? ¿Una nota dulce de la voz  acercarnos al sufrimiento humano? Si alguien nos  mira, y precisa de nuestra mirada, de manera poco científica podríamos entender lo que padece. Conectarnos a otro hombre se adelanta a cualquier descubrimiento científico, ¿Qué puede hacer la ciencia?,  sino teorías alrededor  de una realidad  que se escapa ante los intentos por conectar sus sucesiones. No debemos olvidar que las  ciencias deslumbran al hombre cuando son  capaces de medir y describir la realidad como un sistema mecánico predecible, imagino la sensación de  Newton  cuando pudo observar  la imaginería que existe entre la olas del mar y las fuerzas gravitacionales de la luna, esta fascinación por entender la realidad impulsó el avance científico, y los descubrimientos sucedieron uno tras otro, develando una capa del misterio, aunque poco a poco y sin saberlo, su luz corría las cortinas como nubes en el cielo y pronto cubrirían la tierra con su frialdad  oscura.

Albert Einstein se da cuenta de que no todo se puede medir, ¿acaso Dios juega a los dados? y a pesar de sí mismo, ofrece  con su teoría de la relatividad, los principios de la física cuántica. Ciencia que establece que conductas del macrocosmos se sostienen sobre la frágil e inestable estructura del micro-universo.

No obstante la ciencia avanza manipula y controla, de la misma forma la psicología clínica con el deseo de albergar en ella la solución del malestar, la enfermedad y la anormalidad, busca erguirse como ciencia positivista, e idea maneras  para abolir el azar y conducir a la cura de las enfermedades mentales. Para lograrlo le es indispensable que el hombre  pierda su condición de sujeto y adquiera las propiedades inanimadas de un objeto. Sólo así será posible acceder a él sin miramientos para practicar lobotomías, electrochoques, inducir el coma a base de insulina, suministrar medicamentos sin prescripción o diagnostico alguno. ¿Pero acaso no es indispensable para la psicología clínica olvidar su aspiración positivista y reencontrarse con su carácter de contacto humano?  (Quezada, 2007)

 

“El emperador Federico II, interesado en la literatura y las lenguas, decidió estudiar a los recién nacidos con objeto de conocer que lengua hablarían primero, para tal efecto los puso en manos de nanas a las cuales prohibió, que les hablaran o hicieran gesto alguno. El resultado fue que los pobres niños murieron antes de pronunciar palabra alguna. Este experimento se repitió en1940 con el fin de evitar que los niños recluidos en orfanatos enfermaran de padecimientos infectocontagiosos. Se ordeno a las enfermeras que evitaran el contacto físico y hablaran con los niños, que usaran mascarillas faciales y guantes—a manera de los cirujanos— y estar lo menos posible con ellos, el resultado fue que los infantes enfermaron de las dolencias que se quería prevenir y la mortalidad llegó al 100 por ciento”.

 

Esto demuestra el beneficio el hombre obtiene con el contacto de otro hombre,   y el perjuicio al ser tratado como objeto. Por lo  tanto dadas las condiciones, difícilmente la psicología clínica podrá ascender a la rama de las ciencias positivistas, precisamente porque la realidad rebasa todo condicionamiento mecánico y preestablecido,  la conducta humana es más difícil que la formulación de leyes y conceptos, debido a que la vida y la realidad es impredecible y existen múltiples factores que afectan su desarrollo.

 Entonces ¿cómo se aplica la clínica?,  precisamente  la psicología se alimenta y nutre de las diferentes corrientes, el humanismo, funcionalismo, conductismo, cognitivismo, psicoanálisis que  y más que su historia son su esencia y naturaleza clínica. De hecho la psicología más que excluir integra, y la integración en la psicología es totalmente interdisciplinaria, no está por demás argumentar que también ciencias que parecen totalmente alejadas de la psicología se instauran  portentosamente para anclarse en ella como la teoría de los campos mórficos de la física cuántica.  (sheldrake, s.f.)  

Ahora pareciera que la psicología clínica  fuera a inclinar su balanza pesadamente hacía lo oscuro, y vincularse con ciencias desechadas  y poco útiles al hombre como lo es la filosofía, ¡qué horror! Dirían algunos,  y no es extraño que así sea. Dado que la filosofía implica el contacto con las emociones, la vida y la naturaleza. Pero no es nada extraordinario que hoy en día las personas escapeen a toda costa de sus propias emociones, evitando el contacto natural con el dolor y el sufrimiento. ¿ Pero no es el dolor y el sufrimiento el contacto permanente con la clínica de la psicología?

¿Y luego cómo pretende lograr esta unión la psicología clínica? Desde luego que debe existir el nexo de sus corrientes y las preguntas básicas para todo hombre, ¿qué es el bienestar?, ¿mi bienestar es el mismo que el de otro? ¿Si no es así, como conducir a su propio bienestar? La Psicología clínica abre sus  sentidos y atiende  el sufrimiento, lo asimila y se hace responsable de adquirir herramientas, estrategias, técnicas que ayuden al paciente a la asimilación de su dolor, pero también acompaña para lograr el apoyo y terminar con  el auto-apoyo. Aquí debo hacer un paréntesis.

En este sentido  he escuchado a muchos compañeros expresar sus buenas intenciones de estudiar psicología clínica  para ayudar a los demás. Ayudar a otro no puede implicar una relación reacción- estímulo como afirmaban los conductistas, debe existir una relación correlativa. A diferencia del laboratorio donde una persona modifica un organismo, debemos entender que el hecho de estar con otra persona puede modificar nuestra manera de comportarnos, dice (Sartre, 2005) “seremos capaces de comprender que yo soy sólo porque otro ser humano me mira y me contempla” El psicólogo clínico explora las emociones del paciente, para esto es necesario interactuar con nuestras propias emociones, nuestros propios  rezagos y aprender de la mano del paciente, a ayudarnos.

 Lejos de evitar el dolor y el  sufrimiento, perdiendo  el sentido de la realidad, obturando los sentidos. Se escucha, se mira, se es con el otro,  porque el otro no sólo es alguien, sino el único camino posible para  saber y conocer más sobre sí mismo.

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Fowler, N. A. (2010). Conectados. México.: Santillana ediciones generales.

Mario Cantu Gundlach. (31 de 12 de 2009). www.auxilioavictimasdecrimensiquiatrico.­org. Recuperado el 17 de 11 de 2013, de http://www.youtube.com/watch?v=OCFLO18CUQo

Perez, C. L. (12 de 05 de 2006). Acta colombiana de psicología. Recuperado el 17 de 11 de 2013, de portalweb.ucatolica.edu.co/easyWeb2/acta/pdfs/n13/art9acta13.pdf

Psicología, Sociedad Mexicana de. (2007). El código ético del psicólogo. Mexico,D.F.: Trillas.

psiconex. (2009). La psicología clínica hoy: pluriversos. En G. P. J.. Colombia: Pdf.

Quezada, F. O. (2007). Amor y desamor. México: Taurus.

Sartre, J. P. (2005). El ser y la nada. Argentina: Losada.

sheldrake, R. (s.f.). madera invisible. Recuperado el 17 de 11 de 2013, de http://constelacionesfamiliaresidrislahore.blogspot.mx/2008/08/los-campos-morficos-rupert-sheldrake.htm

 

Entonces me esperaba siempre

un sueño ligero y sin pesadillas.

 Y sin embargo había cambiado,

pues a la espera del día siguiente

fue la celda lo que volví a encontrar.

Como si los caminos familiares trazados

en los cielos de verano

pudiesen conducir tanto a las cárceles

como a los sueños inocentes.

Albert Camus de

 “El extranjero”

Selección y justificación del caso

Las características de una persona esquizoide descritas en el DSM IV apuntan hacia un humano carente de emociones,que no desea ni disfruta de las relaciones personales, incluido el no formar parte de una familia, que escoge actividades solitarias, tiene escaso o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona, no tiene amigos íntimos o personas de confianza (aparte de la familia), se muestra indiferente a los halagos y las críticas de los demás, muestra frialdad emocional, distanciamiento, aplanamiento de la afectividad.Entonces la curiosidad inmediata me obliga a preguntar  ¿en verdad una persona esquizoide no puede sentir, ni disfrutar,  dolerse o tener placer? ¿Qué tipo de persona es esa, pensé? En definitiva es muy diferente a mí, digamos está en el otro extremo. No obstante en búsqueda de respuestas según (Gabbard, 2002) el interior de un paciente esquizoide puede diferir de su apariencia exterior ya que estas personas sin duda tienen sentimientos y luchan por llegar a los otros. Se cree que su decisión de estar aislados se origina en una infancia que estaba en una constante amenaza de abandono, persecución o desintegración. Appel, (1974) como si el contacto amoroso representara para ellos la pérdida de la propia identidad y la destrucción de la otra persona. De modo que la elección de la novela de (Camus, 1942) “El extranjero”,  relata  de una manera sensata la vida de un hombre esquizoide, dibuja el interior de esa persona, nos dice, cómo logra permanecer en la ausencia, porqué lo hace y qué es lo que ocurre en su mente. Comprenderlo con las propias emociones parece resultar insuficiente y es probablemente en esa búsqueda inquieta cuando finalmente y sin querer se pueda  acompañar a Meursalt (el personaje principal) a la contemplación de una vida leal, sensible y entregada a pesar de sus limitaciones. Este personaje no sólo reúne las características de trastorno sino que va más allá y desanuda los matices, la materia dispuesta, la forma de pensar, las emociones que ajenas ocurren de manera velada, casi fantasmal pero precisan  la vida de un hombre.

Desarrollo del caso

El inicio de la novela se desarrolla cuando Meursault  recibe la noticia de que su madre ha muerto en el asilo y pide permiso a su jefe para faltar, cuando llega hacer todos los trámites para su entierro las personas  que interactúan con él parecen más consternadas o apenadas por el acontecimiento, sin embargo él no muestra pruebas de afecto, incluso parece cansado; el sol, la atmósfera, las personas se vuelven un obstáculo para regresar a su rutina o al menos descansar.  Un día después de enterrar a su madre conoce a María e inicia una relación, y al parecer tampoco se muestra afectado. Los amigos que tiene son del trabajo,  de vez en cuando habla con un vecino que se llama Salamano y otro que se llama Raimundo. La relación que tiene con ellos es breve pero con  Raimundo se vuelve más estrecha debido a una carta que le ayuda a escribir para que Raimundo puede regresar con su amante y vengarse de un supuesto engaño.

            Su jefe le ha ofrecido mejoras en el trabajo como cambiar de ciudad pero él se muestra indiferente ante las oportunidades que se le presentan. De la misma manera María le preguntó si deseaba casarse y le dice que igual le era indiferente peros que si así lo deseaba ella podrían hacerlo.

            En un encuentro Meursault es atacado por unos árabes que tenían problemas con  su amigo Raimundo y en defensa propia dispara a uno de ellos, lo asesina  y le hacen  juicio.  El abogado no reconoce ninguna especie de arrepentimiento incluso cuando le cuestiona da la impresión de no estar enterado de qué se le acusa y que puede ser condenado a muerte por su total indiferencia, también el abogado intenta persuadirlo para que mienta, pero se niega rotundamente porque piensa que hacerlo es falso y tiene pereza de engañar. Ya en juicio  relata que hace cinco disparos, pero que espero entre el primer y segundo disparo unos segundos y no supo contestar porqué lo había hecho de modo que interpretan que lo hizo de una manera deliberada. Da la sensación de que no le importa en lo más mínimo qué piensen de él,  el juez lo considera como el alma más endurecida que jamás haya visto en los juicios. Y cuando le preguntan directamente si lamentaba el acto cometido contestó que más bien sentía cierto aburrimiento.

Otro hecho destacable es que mientras está en la cárcel  no interactúa con nadie, prefiere entretenerse pensando cómo es su casa, recordando cada detalle y disposición de los muebles.  Para calmar la ansiedad mordía las astillas de la cama. Sólo una vez fueron a visitarlo (María) y aunque tiene muchas ganas de hacer cosas como abrazarla, decirle algo, constantemente se detiene para no hacerlo.

En la auditoria la mayoría de las personas lo describen como una persona plana, sin emociones, cómo un criminal; es condenado a muerte. Cree que su último día de vida ha sido desperdiciado cuando el sacerdote intenta hablar con él.

Análisis del caso

Debemos tener en cuenta antes de analizar cualquier caso, que  las personas aunque puedan  recibir el mismo diagnóstico a menudo son distintas entre sí y raras veces se comparten las mismas características de la personalidad.  La novela de Camus ofrece entre otras cosas la oportunidad de escuchar el diálogo interno, encontrar los verdaderos motivos que tiene para actuar de esa forma, cuáles son las intenciones detrás de su conducta aislada, su frialdad, e indiferencia.  Así que para hacer más rica esta experiencia analizaré algunas frases en concreto que expresa   Meursault  para poder ser diagnosticado como esquizoide, pero al mismo tiempo y de la mano acompañaremos la novela rica en matices, en posibilidades y formas.

Entre las características diagnósticas del DSM –IV (F60.1) (Criterio A1) “Prefieren emplear el tiempo en sí mismo que con otras personas, suelen estar socialmente aislados o ser solitarios y casi siempre eligen actividades solitarias o aficiones que no requieran interacciones con otras persona”. A este respecto Meursault vivía solo, trabajaba en una oficina y muestra muchas veces que prefiere estar solo, dice:             Dormí casi todo el trayecto y cuando desperté estaba apoyado contra un militar que me sonrío y me preguntó si venía de lejos. Dije que sí para no tener que hablar más esta conducta es manifiesta cuando llega a la cárcel ya que describe sus fuertes deseos por estar en la playa y en vez de preferir la compañía de cualquier persona explica: Si me hubiesen hecho vivir en el tronco de un árbol seco sin otra ocupación que la de mirar la flor del cielo sobre la cabeza, me habría acostumbrado poco a poco. (Criterio A2)  “Prefieren las tareas mecánicas o abstractas como los juegos de ordenador o matemáticos. Pueden mostrar un interés muy escaso en tener experiencias sexuales con otra persona”. Aunque este criterio no se cumple del todo ya que desconocemos que hace exactamente en su trabajo podemos comprender que no es alguien apasionado con su pareja pero en una ocasión cuando Raimundo lo invita a jugar billar también le ofrece ir a un burdel y contesta (mostrando su forma de pensar tal vez) “le dije que no porque no tenía ganasquizá esto no sea suficiente evidencia pero al menos nos obsequia un dejo de su persona. (Criterio A3) Les gusta muy pocas o ninguna actividad, así pues no muestra ninguna afición, deporte o entretenimiento que el de ser guiado por el azar. (Criterio A4) “Suele haber una reducción de la sensación de placer a partir de experiencias sensoriales, corporales o interpersonales, como pasear en una playa tomando el sol o hacer el amor, estos individuos no tienen amigos íntimos o personas de confianza a excepción de algún familiar de primer grado”. A este respecto en cuanto a las sensaciones no puedo decir que se cumple el criterio ya que sí existe por momentos La deseé mucho porque tenía un lindo vestido a rayas rojas y blancas, sandalias de cuero. Se adivinaban sus senos firmes y el tostado del sol le daba un rostro de flor Pero sí muestra desconfianza y no tiene amigos íntimos Al principio no advertí que me tuteaba. Sólo cuando me declaró ‹ahora eres un  verdadero camarada›, me llamó la atención.  Repitió la frase, y le dije sí. Me era indiferente ser su camarada y el realmente parecía desearlo. O cuando está en el velorio. Al salir, con gran asombró mío todos me estrecharon la mano, como si esa noche durante la cual no cambiamos ni una palabra hubiese acrecentado nuestra amistad. (Criterio A5) “Los sujetos suelen parecer indiferentes a la aprobación  o la crítica de los demás y no muestran preocupación alguna por lo que los demás puedan pensar de ellos”. Estando con María nos cuenta: María vino a buscarme por la tarde y me preguntó que si quería casarme con ella, dije que me era indiferente pero que podíamos hacerlo si quería. Entonces quiso saber si la amaba. Contesté como la otra vez que no significaba nada, pero sin duda no la amaba ‹‹¿Por qué entonces casarte conmigo?›› dijo, le expliqué que no tenía ninguna importancia y que si lo deseaba podíamos casarnosMás tarde su jefe le platica sobre su interés de abrir un negocio en París y le pregunta si estaría dispuesto a ir ya que podría vivir en París y viajar una parte del año y presupone que como es joven eso le gustaría. Dije que sí, pero en el fondo me era indiferente… Nunca se cambia de vida, que en todo caso que todas valían igual y la suya no le disgustaba en absoluto.  (Criterio A6) “Pueden abstraerse de las sutilezas normales en la interacción social y a menudo no responden adecuadamente a las normas sociales, de forma que parecen socialmente ineptos o superficiales y enfrascados en sí mismos. Habitualmente, muestran un aspecto blando  sin reactividad emocional observable y con pocos gestos o expresiones faciales de reprocidad como sonrisas o cabeceo” Este criterio resulta muy claro durante el juicio o cuando esta con el abogado que intenta defenderle hablando sobre su Mamá le pregunta si sintió pena por su muerte y aun con un probable juicio en contra de donde pende su vida y su libertad contesta.  Respondí que había perdido un poco la costumbre de interrogarme y que me era difícil informarle. Sin duda quería mucho a mi mamá, pero eso no quería decir nada. Todos los seres normales habían deseado más o menos la muerte de los que amaban.  También cuando el juez le pregunta si se arrepiente de haber matado le contesta. Reflexioné y dije que más que pena verdadera sentía cierto aburrimiento.  Mira su rostro esto es lo que ve: Ese día, después de la partida del guardián, me miré en el agua de la escudilla.   Me pareció que mi imagen permanecía seria, aun cuando ensayaba sonreír. La agité delante de mí. Sonreí y conservo el mismo aire severo y triste. (Criterio A7)”Refieren que rara vez experimentan emociones fuertes como ira o alegría. Frecuentemente manifiestan una afectividad restringida y se muestran fríos y distantes”.  Tal vez en esta frase no muestra ira pero si hace notar lo siguiente; por primera vez desde hacía muchos años tuve un estúpido deseo de llorar porque sentí cuanto me detestaba toda esa gente. Así mismo durante el juicio hacen referencia de su frialdad mostrada y su afectividad restringida. También he de mencionar que según la descripción del DSM IV “a veces, sus vidas parecen no ir a ninguna parte y dejan sus objetivos a merced del azar, reaccionando pasivamente ante las circunstancias adversas  y tienen dificultades en responder a los acontecimientos vitales” de modo que Meursault no es una excepción, muchas veces se ve involucrado, azarosamente por las circunstancias. Se hace amigo de Raimundo porque es éste quien lo invita a tomar vino y a comer, tiene una relación con María porque prácticamente es ella quién se acerca y le indica la proximidad de su disposición. Se pelea porque es la disposición en el escenario, mata debido a que el  árabe lo ataca y le da una tajada en la frente. Meursault empujado casi siempre por las circunstancias va y viene, como una extensión de los propósitos, deseos y motivaciones de los otros.      También más cercano a la descripción que nos ofrece  (Millon & Millon, 2006) donde una variante de la personalidad esquizoide es  el estilo solitario, que en general tienen una escasa necesidad de compañía y apoyo, incluso se siente cómodos, libres y seguros mientras están solos, por lo que prefieren trabajar en aislamiento social y no se aburren ni se sienten solos. Son autosuficientes e independientes de lo emocional y lo social. Haciendo a nuestro personaje más cercano a dicha descripción No vivo más que en una habitación, entre sillas de paja un poco hundidas, el ropero cuyo espejo está amarillento, el tocador y la cama de bronce. El resto está abandonado. Un poco más tarde, por hacer algo cogí un periódico viejo y lo leí. Recorté un aviso de las sales Kurschen y lo pegué en un cuaderno viejo donde pongo las cosas que me divierten en los periódicos.  Y aunque muchas veces no disfrutan de alguna actividad pueden tener determinadas aficiones o intereses (Sue, Wing Sue, & Sue, 2010).

     No obstante nuestro personaje no tiene un grado agudo esquizoide, su caso por decir no es tan grave, ya que si observamos con detenimiento puede experimentar alguna emoción y es capaz de sentir cierto grado de placer; María se acercó  entonces y se estrechó contra mí en el agua, puso su boca contra la mía. Su lengua refrescaba mis labios y rodeamos entre las olas durante un momento y tristeza aunque resulta evidentemente muy oculta y sin embargo obedece a sus deseos La mujer seguía llorando. Yo estaba muy asombrado porque no la conocía. Hubiera querido no oírla nunca más. Sin embargo, no me atrevía a decírselo. Como dice (Millon & Millon, 2006) “aunque muchos introvertidos son bastante asociales, siguen teniendo múltiples intereses y una vida rica interna.”

  

  

Posibles líneas de reflexión

No podemos sabemos casi nada de su infancia, pero es importante tener en cuenta que la figura paterna no está presente. La convivencia con su mamá era muy lejana y incluso afirma que había momentos en que no tenían nada que decirse. La explicación psicodinámica (Gabbard, 2002) explica que el infante percibe el rechazo de su madre pero a medida que las necesidades crecen el niño las experimenta como insaciables, y teme que tantas peticiones afecten a su madre y ésta lo abandone. Esto Fairban lo explica como “la fantasía Caperucita Roja en el bosque, donde la niña encuentra con horror que su abuela a desaparecido, dejándola sola con su propia avidez oral proyectada, en la forma de un lobo devorador. “   Así el esquizoide se ve en un principio temen devorar a los otros con sus necesidades y después temen ser devorados por otros. Este dilema hará que su conducta vacile entre  ahuyentar a la gente debido a sus necesidades y el temor de que los otros lo consuman o asfixien, donde el paciente simultáneamente se aferra y rechaza a los demás. Appel (1974) depender y fusionarse con otro es un riesgo que puede generarse por acoger cualquier cosa que venga de otro.

La terapeutas que tratan con esquizoides deben tener una extraordinaria paciencia debido a que el proceso de internalización es lento y laborioso, se recomienda  el silencio sea visto como una fuente de comunicación no verbal. Para que se dé cuenta si se mantienen o no la relación. Por medio de la identificación proyectiva por ejemplo un paciente quiere que el terapeuta viva lo que él vivió con su padre cuando éste dejó de hablarle. Así el paciente le está brindando información al terapeuta. Una técnica que puede ser utilizada en esos casos de silencio que el terapeuta comience a monitorear sus proyecciones en el paciente sin ser arrastrados por la contratransferencia, para mirar los sentimientos que surgen, incluso puede ser la única técnica. Si los obligamos a hablar o relacionarse podemos producir mayor aislamiento.

Conclusión

Es probable que la novela nos describa bastantes aspectos de la personalidad esquizoide, incluso aquel pensamiento que oculta y trata de evitar a toda costa manifestar sus verdaderas emociones, soterradas por el pensamiento: Le oí ir y venir. La cama crujió y por el extraño y leve ruido que atravesó el tabique comprendí que lloraba. No sé porqué pensé en mamá… Por ello si las posibilidades se congregan y  llegamos a tener un paciente con estas características es indispensable estar atentos al más leve movimiento, ruido, crujido e intensión.

      Las enseñanzas que recibimos de un paciente así oscilan en la capacidad de ver y escuchar, observar más allá de lo conocido. Por ejemplo un esquizoide puede ver claramente la teatralidad de una persona histriónica, sus intenciones de manipular y seducir a las personas. Pueden ver más allá de los actos, es un hecho que hay mucho que aprender de sus características como terapeutas. Incluso son pocas las personas diagnosticadas con este trastorno, la otra gran  mayoría esperan la atención de los demás, el contacto, la aceptación, el reconocimiento, el amor. Pareciera que aunque también es importante para el esquizoide éste se detiene un momento antes para no dolerse, encuentran su mundo mental lleno de atractivos y se detienen observándolos. La oscilación podría funcionar si esta fuera un intercambio de su mundo con el nuestro. El equilibrio siempre es crucial en la medida que se escucha y se dialoga con nuestra contraparte que siempre está fuera de nuestras extensiones corporales, está en el otro. 

Referencias.

Camus, A. (1942). El extranjero. Francia: Gallimard.

Gabbard, G. O. (2002). Psiquiatría psicodinámica en la práctica clínica. Madrid: Ed. Médica panamericana.

Millon, T., & Millon, T. (2006). Trastorno de personalidad esquizoide. En S. Grossman, C. Millon, S. Meagher, & R. Ramnath, Trastorno de la personalidad en la vida moderna (págs. 386-416). Barcelona: El sevier.

Sue, D., Wing Sue, D., & Sue, S. (2010). Trastorno esquizoide de la personalidad. En Psicopatología, compendio de la conducta anormal. (págs. 208-209). México: Cenegage Learning.

 

                                                                                                                 

Página 1 de 2