Viernes, 10 Julio 2015 05:31

La moda ultra - violenta

¿Los valores de la sociedad han pasado de moda?

Publicado en Blog

Un coyote emplumado es más

 que un lobo sin manada

esmenos

que un árbol sin raíces

Juan Bañuelos.

 



MOTIVACIÓN Y EMOCIÓN

 

¿Qué es más y qué es menos? El logro o la familia, la afiliación o el poder, las necesidades o la seguridad, el reconocimiento o la autorrealización. Claro, habrá prioridades que dependen  de la  cultura de origen. No obstante qué es el logro sin la familia, el reconocimiento sin la autorrealización o el poder por el poder.  Uno sin el otro carece de sentido (aunque para la persona parezca tenerlo) los resultados son infortunadamente predecibles.

Las emociones (quiéralo o no) son causales, surgen del exterior, de cosas que no podemos controlar. Nuestro organismo buscará la forma interna o externa de solucionarlo. Pero a veces no es tan sencillo. Porque no tenemos consciencia de donde nace esa emoción, o cuál es la emoción que detonó el sentimiento que tenemos presente.  Todo funciona así, cuando  surge una emoción, la valoramos y evaluamos, es nuestra posibilidad subjetiva de controlar la situación y no perder la estabilidad o bien recuperarla al menor tiempo posible. Cuando está evaluación-valoración es consciente hay una respuesta fisiológica, por ejemplo en el enojo, la sangre fluye a las manos, el ritmo cardiaco y la temperatura aumenta (Gorayeb, 2011). Eso puede provocar una expresión emocional como decir: me siento enojado. (Esto por muy absurdo que parezca es un recurso utilizado en terapia Gestalt que sirve para hacer consciente a la persona, paradójicamente una vez consciente el enojo disminuye)

Pero también existe la posibilidad frecuente de que no sea consciente,  en este caso se reacciona con indiferencia, o bien no se sabe que se siente. Sabe que tiene malestar, inquietud, calor, pero no puede diferenciar si es miedo o tristeza o enojo y esto a la larga nos puede traer serias consecuencias.

En México el enojo  se ha vuelto una emoción socialmente reprimida, “el que se enoja, pierde” dicen. De este modo muchos hombres  han aprendido a manifestar el enojo a través de la violencia. Es común escuchar “me haces enojar, o no me hagas enojar” Delegando la responsabilidad de su enojo a otra persona, precisamente porque uno  sentir enojo es mal visto, “entonces si me enojo no es culpa mía es culpa del otro”, piensan. (Alejaldre, 2006)

Por lo tanto no es difícil encontrar que una persona se predisponga más para la tristeza o para el enojo, la ira, el miedo, la vergüenza, la alegría, estas conexiones pueden producir una especie de adicción química que no podrá cambiar a menos que exista consciencia o se trabaje sobre ello.  No es que la alegría sea más (mejor) que el enojo, todas son constitutivas. Si una domina en absoluto, durante todo el día, mediante todos los días, seguramente las cosas no anden bien. Dice Christian Fleche (Fleche, 2012):

Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica,ésta se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: “Lo que tengo es miedo”, su miedo disminuye a la mitad. Hay que tomar conciencia de uno mismo.

Nuestro organismo es sabio y sabe cómo recuperarse, claro siempre y cuando nosotros mismos se lo permitamos.  

LA GEOGRAFÍA DEL DOLOR

La geografía del dolor es una manifestación física que se instaura en nuestro pais, indicando que algo no funciona o está roto. ¿Qué esta roto?  ¿Qué sucede? La muerte de los estudiantes en Ayotzinapa, los policias matando personas indefensas, las autoridades insensibles y muy probablemente complacientes de la matanza. ¿Es que dejamos de sentir?

Hay muy poca educación al respecto. Las manifestaciones de violencia se dan entre personas que no han podido mirar el sufrimiento del otro porque  no han sido capaces de mirar sus propias emociones. Emociones que una y otra vez son reprimidas y se confunden con otras, llegando a un sin sentido de la realidad.

¿Quién sois? Es una pregunta que depende la percepción que tengas de la realidad, la realidad se altera si no conoces tus propias emociones porque con ellas percibes la realidad pero que sucede sino puedes diferenciar tus emociones, definitivamente tampoco la realidad. En esta desorientación se anclan los estereotipos, la publicidad, la busqueda de una belleza inexistente (no sentida) y encuentran resonancia en todos aquellos que no conocen como se sienten al respecto. Si lo supieran estoy seguro estarían hinchados de indignidad o bien se reírian de esquemas tan efímeros. La concreta percepción de los sentidos ayudaría en gran medida a reconocer las emociones y al hacerlo haría  responsable a cualquiera de sentirlas, no podría haber tanto matón si se hicieran cargo de lo que sienten.   Es una lástima que nuestro sistema educativo sea tan insensible con ello y esto tenga que ser aprendido a nivel licenciatura, en psicología o materias a fines.

Hay mucho trabajo por hacer al respecto, la responsabilidad y la materia prima(las emociones), así como la esperanza de una sociedad mejor en la terapia se encuentra ahí, sostenida en la columna vertebral de las emociones. 

 

 

 

Referencias

Alejaldre, E. (22 de 05 de 2006). Salud en movimiento. Recuperado el 17 de 10 de 2014, de http://smollin.wordpress.com/2011/02/14/boletin-18-enojo-mayo-22-%E2%80%9906/

Fleche, C. (16 de 05 de 2012). Cada órgano responde a un sentimiento.

Gorayeb, F. P. (2011). Manual de teorías emocionales y motivacionales. México: Universitat Jume.

 

youtube. (15 de 12 de 2012). La educación prohibida. Recuperado el 19 de 07 de 2014, de https://www.youtube.com/watch?v=3vj6wL7MYMo&list=LLEIhrwOUc0Sb4uTxGaID1KA

Publicado en Blog