Viernes, 15 Abril 2016 04:33

La cultura y el sexo

  • ¿Qué impacto tiene en nuestra sociedad el considerar que las mujeres deben ser hiposexuadas y los hombres hipersexuados?

Creo que el punto de partida debe ser la formulación de Lacan, ¿Quién habla a nivel del sujeto?, esto es claro, si consideramos que la hiposexualidad es la falta o bajo nivel de libido y se refiere a la disminución de la libido, impotencia, dispareunia, vaginismo y disfunciones sexuales en las mujeres (Rodríguez, 2004), las mujeres comúnmente van a negar que presentan esta situación y por otro lado los hombres que evidentemente en la cultura mexicana, son los que de alguna forma acosan a todo tipo de mujeres, para mi punto de vista y en relación a nuestra cultura, esto tiene que ver que en nuestra sociedad no se castiga severamente el acoso sexual, obvio se presenta más y las mujeres al estar más expuestas a las insinuaciones sexuales, se vuelven más reservadas y con miedo ante los hombres, por ejemplo, en EEUU cualquier mujer puede acusar de acoso sexual y el acosador recibe severas sanciones por ese delito, por tanto no se presenta comúnmente este tipo de acciones, aunque es claro que la mujer quiere ser amada y quiere ser confirmada narcisísticamente (Grunberger 1964), ella al no ver que la siguen, va incitar al hombre debido a que ya no es perseguida, ahora ella buscará y provocará con insinuaciones activas al hombre y esto es lo que realmente pasa en la cultura Americana, obvio las normas sociales influye mucho en el rol que jugamos en la sociedad, hace algunos años, vinieron a visitarnos unos franceses y los invitamos a una discoteca, ellos me preguntaron, ¿podemos invitar a las chicas a bailar?, y yo que he vivido en Córdoba, Veracruz, por más de 30 años, les dije, si pero no van a bailar con ustedes, pueden bailar entre ellas, pero no con ustedes, al final, así fue, se cansaron de invitar a las muchachas y decidieron bailar solos, junto a otras chicas que bailaban solas, se presume una cierta mojigatería, donde las mujeres al ser acosadas todo el tiempo, deciden reprimir sus deseos, pero lo cierto es que si los tienen, el problema es un reflejo condicionado relacionado con el miedo, el abuso, los malos tratos, etc, que logran ese efecto en ellas, aunque por otro lado, vivimos en una cultura falocéntrica, 

Y bien, lo mismo nos indica "Wilhelm Reich (1989) en sus aportaciones al psicoanálisis. Algunas de ellas se han incorporado a la Teoría Psicoanalítica, su visión del llamado "Transfert negativo", el papel de la resistencia en el proceso analítico y técnicas para neutralizarlas. el masoquismo como consecuencia de la represión del placer y del impulso vital sexual; rechazando la idea de que el "complejo de edipo" sea universal, porque en realidad es el fruto de la educación de la familia patriarcal, autoritaria y sexofóbica; la tesis de que la "impotencia orgástica" es la que mantiene el estasis de energía libidinal, y por lo tanto la neurosis; viendo la estructura caracterial de las masas basada en el sometimiento a la autoridad y en la imposibilidad de vivir sus vidas como consecuencia de la represión sexual (el animal castrado deja de ser agresivo). es el resultado de la evolución de los principios freudianos, muchos de los cuales se transformaron, porque Freud y el Movimiento quería ser aceptado por la ciencia oficial, y para eso tenía que reformar y claudicar en ciertas tesis. En su contacto con el trabajador asalariado de Viena, por su trabajo en la policlínica psicoanalítica (centro gratuito, donde la gente acudía, sobre todo por sus problemas sexuales), Reich confirmó las ideas que de la lectura de Marx había tomado, y fue viendo una vinculación directa entre su dialéctica y la de Freud. Fruto de esta concordancia fue el libro "Psicoanálisis y Materialismo Dialéctico".

Sobre los hipersexuados, les puedo comentar que existe el trastorno Hipersexual (THS), comúnmente conocido como adicción sexual, se propuso en la agenda de trabajo de la DSM-5 como un nuevo diagnóstico psiquiátrico. Estaría caracterizado por el aumento en la frecuencia e intensidad de fantasías relacionadas con el sexo, excitación recurrente, impulsos y actividad sexual no parafílica, asociada a un componente de impulsividad, que provoca un malestar significativo o un deterioro social u ocupacional mantenido en el tiempo (Kafka, 2010). Se han utilizado términos diferentes, tales como adicción sexual, compulsividad sexual, preocupación sexual, conducta sexual fuera de control e hipersexualidad para describir este comportamiento que sigue siendo objeto de controversia (Turner, 2014)

  • ¿Por qué la mujer es el blanco de publicidad sexista en los medios de comunicación?

Esto es debido a la cosificación que se hace sobre las personas, vivimos en una cultura superficial, donde se le da más importancia al sexo, al aspecto físico  y no siempre es de parte de los hombres, tomemos este punto de vista. La cosificación sexual es la reducción de una mujer en su cuerpo o partes de éste con la percepción errónea de que su cuerpo o partes del mismo pueden representarla en su totalidad (Bartky, 1990). La cosificación se produce cuando se separan las funciones o partes sexuales de una mujer de su persona, instrumentalizándola o reduciéndola a dichas partes sexuales (Fredrickson y Roberts, 1997). Desde las teorías feministas se ha puesto énfasis en resaltar la importancia que la construcción social tiene en la imagen que las mujeres desarrollan y construyen de sí mismas. Esta idea ha sido recuperada y desarrollada por la Teoría de la Cosificación (Objectification Theory) formulada por Fredrickson y Roberts en 1997. La teoría de la cosificación (TC), subraya la importancia de las experiencias de socialización de género, en concreto, aquellas experiencias que exponen a las mujeres a ser valoradas exclusivamente por su cuerpo. El punto central de esta teoría es la gran presencia de la cosificación sexual de las mujeres en la sociedad y cómo afecta a su bienestar, físico, psicológico y social. La continua exposición a situaciones en las que las mujeres son sexualmente cosificadas, hace que éstas se perciban a sí mismas como objetos, interiorizando la mirada de un observador externo. Este fenómeno se denomina autocosificación, y se manifiesta por la autovigilancia entendida como “un continuo seguimiento de la apariencia corporal”. 

La autocosificación y la autovigilancia corporal, pueden llevar a las mujeres a experimentar emociones negativas, como la vergüenza, ansiedad y reducción de la conciencia de los estados internos corporales. La TC postula que los episodios de cosificación sexual pueden tener lugar en múltiples contextos y adoptar diferentes formas. Así por ejemplo, pueden darse en los medios de comunicación, en las interacciones interpersonales, en el lugar de trabajo, en ámbitos educativos, etc. En cuanto a las formas, las dos maneras específicas de cosificar a las mujeres son: la evaluación corporal y las aproximaciones explícitas no deseadas.


Referencias

Bri ken, P. (2014). Assessment methods and management of hypersexuality and paraphilic disorders. Current opinion in psychiatry.
Chiclana, C. (2014). Hipersexualidad primaria. In Comunicación presentada en: 15 Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
Grunberger, B. (1964). Outline for a study of narcissism in female sexuality. Female Sexuality, 68-83.
Kafka, M. P. (2010). Hypersexual disorder: A proposed diagnosis for DSM-V.Archives of se - xual behavior, 39(2): 377-400.
Reich, W. (1989). Materialismo dialéctico y psicoanálisis. Siglo xxi.
Rodríguez, K. N. (2004). Trastornos psiquiátricos.'.; Karen Nieto Rodríguez, Carlos Mantilla Toloza. Epilepsia: aspectos clínicos y psicosociales.
Fredrickson, B. L. y Roberts, T. A. (1997). Objectification theory: Toward understanding women’s lived experiences and mental health risks. Psychology of Women Quarterly..

Publicado en Blog
Viernes, 26 Febrero 2016 19:56

La importancia evolutiva de la resiliencia

Este concepto comenzó a usarse especialmente en el campo de la psicología evolutiva, como un intento de explicar por qué algunos niños y niñas frente a una vida de estrés, eran capaces de sobrepasar las adversidades y transformarse en individuos saludables (Menvielle, 1994).

La evolución durante miles de años ha logrado que algunos organismos puedan recuperarse a condiciones críticas ya sea para su subsistencia y en los humanos a su equilibrio emocional, Para explicar esto, debemos recoger la definición del texto de Kalawski, en él nos dice;

"Es la capacidad de un cuerpo para recuperar su tamaño y forma original después de ser comprimido, doblado o estirado, o bien, la capacidad para recuperarse o ajustarse fácilmente al cambio o la mala fortuna". 

Sí seguimos ese sentido la recuperación al cambio es evolucionar. En el campo de la psicología evolutiva se explora por qué pensamos de una manera y no de otra, los psicólogos evolutivos estudian el software que resuelve los problemas sociales, desde este punto de vista, la estructura física del cerebro incorpora una serie de programas, y los programas están ahí porque en el pasado han resuelto algún problema concreto. Basándose en sus consecuencias, se añaden a la especie nuevas características y se descartan otras. La evolución favorece la búsqueda de pautas, porque permite la posibilidad de reducir los misterios a programas rápidos y eficientes en el circuito nervioso. Tal como afirma la segunda ley del biólogo Leslie Orgel: "La evolución es más inteligente que tú. Si yo tuviera que postular una ley de la biología, sería la siguiente: Desarrolla soluciones; cuando encuentres una buena, no te detengas." 

Saber enfrentar los problemas depende de la capacidad evolutiva que debemos tener ante la adversidad. En este punto me gustaría recordar un estudio realizado en la década de los sesenta, en experimentos que se realizaron durante 30 años, es decir, longitudinales, el investigador Walter Mischel, de la Universidad de Columbia, demostró la correlación entre la capacidad para controlar los impulsos básicos en la infancia y las características en la vida adulta. La investigación fue llevada a cabo con preescolares de 4 años de edad. Se les dejaba solos en un aula con una golosina en la mesa y se les ofrecía otra, como recompensa, si eran capaces de esperar 20 minutos el regreso del experimentador, sin tocar la golosina.

Los niños que fueron capaces de esperar utilizaron diferentes métodos, como taparse los ojos para resistir la tentación, por ejemplo. Los más impulsivos eran incapaces de resistir la tentación y cogieron la golosina al poco tiempo de la salida del experimentador. Al cabo de unos años (entre doce y catorce) se evaluó, a través de unos test escritos, competencias y habilidades generales que presentaban los ahora adolescentes. Los que a los 4 años de edad fueron capaces de resistir la tentación  eran socialmente más competentes, afrontaban mejor las frustraciones de la vida, eran más responsables y seguían siendo capaces de demorar las gratificaciones al perseguir sus objetivos. Sin embargo, una gran parte de los preescolares que mostraron de niños un comportamiento más impulsivo presentaban una baja autoestima, eran más indecisos, soportaban peor el estrés  y eran más proclives a discutir y pelearse. Pasados todos estos años, seguían siendo incapaces de aplazar la recompensa. En la vida adulta, los niños que lograron retrasar la gratificación fueron más exitosos, tenían mejores trabajos y una vida mejor, a diferencia de los que no lo lograron. Educar a los niños sin resiliencia, es decir, dándoles todo lo que quieren y en el momento de su deseo, genera personas que no saben afrontar las situaciones adversas, no están preparados. En los estudios se demostró que una vez más resultó ser la interacción de genética y ambiente lo que determinaba si se activaba o no el potencial genético de riesgo o de resiliencia. (Mischel, 2015) Video

Como lo menciona el video:  Resiliencia; Conceptos de psicología positiva. El niño tiene que vivir condiciones adversas para poder desarrollar estos factores de resiliencia, sustentando lo expuesto anteriormente, se menciona que algunas personas tienen un gen relacionado con esta capacidad, la serotonina, el proteger desde la niñez hace a las personas más débiles.

Afrontar a las personas a la adversidad y acompañar durante el proceso, puede resultar útil para desarrollar la resiliencia, debemos plantear nuevas y mejores estrategias de afrontamiento ante situaciones adversas, citando a  Ortiz (2011):

"La mayoría de las personas dispone de variadas y flexibles estrategias de afrontamiento. Cuando una determinada conducta o estrategia no funciona, las personas normales cambian y pasan a utilizar otra. Sin embargo, las personas con un trastorno de la personalidad tienden a utilizar las mismas estrategias una y otra vez, con variaciones mínimas. El resultado es que siempre acaban empeorando las cosas. En consecuencia, el nivel de estrés se incrementa, amplifica su vulnerabilidad, provoca situaciones críticas y produce percepciones de la realidad social cada vez más distorsionadas."

Por esto, plantear nuevas estrategias de afrontamiento y acompañar durante el proceso puede ser un camino viable para mejorar la resiliencia.


Referencias.

Kalawaski, J. P., & Haz, A. M. (2003). Y...¿ Dónde está la resiliencia? Una reflexión conceptual. Revista interamericana de psicología= Interamerican journal of psychology,
Mischel, W. (2015). El test de la golosina: cómo entender y manejar el autocontrol. Debate.
Ortiz, E. M. (2011). Los modos de ser inauténticos: Psicoterapia centrada en el sentido de los trastornos de la personalidad. Manual Moderno.
Vázquez, E. C. (2011). Creacionismo y Diseño Inteligente frente a Evolución. Editorial Hélice.

Publicado en Blog

Tratando de rescatar este texto que presenta claramente y de forma simpática este problema, me he permitido reproducir su contenido del caché de google.

Hoy  vamos a hablar de la histeria. Intentaremos  centralizarnos en esta problemática específicamente en el género femenino.  Les digo una cosa para comenzar y traten de pensar en esto durante todo el desarrollo que hagamos: La histeria no es una enfermedad en simisma, a mí me gusta pensarla como una forma  patológica que encuentran ciertas mujeres de vincularse con los otros, fundamentalmente con los hombres, pero es también con todo tipo de vínculo en general. Les doy tres ejes para pensar el tema de hoy. Primero: la histérica siempre se presenta al mundo (y en el consultorio) como una gran insatisfecha de la vida y en gran parte de los planos de ésta.  Segundo: siempre hay un telón de fondo de profundo autismo emocional y gran soledad, mucha soledad, más allá de si están o no rodeadas de gente que las adule o las tenga en cuenta desde el cariño. Tercero: siempre hay una gran imposibilidad de desear a un otro de verdad. Se trata de un ?no poder desear? a un otro. El disfrute histérico, el goce de la histeria, está en generar deseo a otros,  y no en desear ella a otros, ¿se entiende? Recuerden esto, es central para entender de qué estamos hablando.

Pero me interesa develar de qué se trata la histeria desde el sentido común, sin mucha palabra rara o cosas propias de la psicología. ¿Que intentamos decir cuando decimos ?¡es una histérica!? o tal mujer ?me histeriquea?? o tantas otras frases populares que escuchamos diariamente.  Para hacerlo más divertido y didáctico les propongo ? a modo de introducción-  que construyamos un dialogo de un paciente con su psicólogo.   Supongamos que el consultante se llama Héctor, soltero, 29 años y con muchos antecedentes de ?malas  elecciones amorosas?.  Y la joven de la cual hablará Héctor se llama Cristina, de 27. Ambos estudiantes.  Yo, solo por hoy, seré el psicólogo, mañana- quizá- lo será alguno de ustedes. Trabajaré tal cual lo hago en mi práctica diariamente. De esta manera hablaremos de la histeria y también del perfil de hombres que suelen fascinarse con ellas. Hoy armaremos la cosa con Héctor,  la próxima voy a necesitar a Cristina, le vamos a dar vida a nuestra joven! Pero bien, manos a la obra.

Héctor: ?Que tal licenciado, la verdad es que ando mal,  que no se qué hacer, esta piba me tiene loco?no sé cómo manejarme con ella. Hablo de Cristina ¿se acuerda? ¿Esa que usted dice que es medio histérica? Bueno, me da todas la señales de que está todo bien, todas, pero cuando intento algo? me dice que no o me esquiva ¡o directamente me planta a horas del encuentro! Y al otro día me llama como si nada. ¡Si viera como me habla! ¡O como está vestida cuando voy a su casa! Estoy desorientado, es inentendible. Yo no soy tonto, las señales están, son reales, no sé qué es lo que quiere. Me estoy planteando o mandarla al diablo  o desaparecer porque la verdad es que a veces pienso que es media jodida esta piba?

Psicólogo: ?¡Muy bueno lo suyo querido Héctor! Usted está explicando muy bien ? mejor que más de un psicólogo- lo que es la histeria. ¿Sabe qué? uno de los aspectos fundamentales de la histeria se puede deducir viendo su comportamiento con los hombres, pues la histérica te dice que SI y que NO al mismo tiempo ¡en el mismo acto! Te da lugar, no te frustra totalmente, pero tampoco te deja que hagas nada y esto impotentiza y desorienta mucho a un varón. Si el que está ahí es un sujeto con tendencia a quedar encandilado con este tipo de mujeres -a la larga o a la corta-  termina sintiéndose  muy mal,  atrapado, sin poder salir? como es su caso Héctor, ¿o no? No es el primer relato que escucho como este en usted, a ver si se despierta un poco?

Héctor: ?¡Y qué sé yo si es histérica o no! ¿Sabe lo linda que es?, lo buena que está, ¡Lo que usted daría por una mina así doctor! Ja ja tiene algo esta piba... magia... encanto... algo que me tiene loco... su soltura? no sé. ¿Qué hago? ¿La vuelvo a llamar? ¿Espero? ¿O la prendo fuego viva? ¿Qué se hace con este tipo de mujer?

Psicólogo: ?Bueno, en la edad media a algunas las quemaban, de verdad, en casos muy graves la asociaban a cosas diabólicas. Tremendo pero real. Estamos hablando de la Sagrada Inquisición. Pero yo no le recomiendo ese camino ¡pues ahí sí que anula toda chance! (Risas). Lo que podemos hacer es explorar  por qué usted sistemáticamente elige este tipo de chicas que lo frustran tanto. Ha tenido varias. Ha armado pareja incluso con muchas. En todas sufrió como loco. Seguramente tienen esa magia. Ese no se qué que usted dice. Lo que pasa es que la experiencia de miles de hombres en el mundo muestra que el costo de enamorarse de esa magia es muy alto Héctor. Yo no me olvido de las otras ?Cristinas? de las cuales usted me ha hablado o con las cuales ud ha estado ¿Recuerda? ¡Yo sí! .Vamos a hablar hoy de sus modelos de mujer o seguimos hablando del tiempo y del gol de Messi al Real Madrid, elija usted amigo?

Héctor: ?Del gol al real Madrid! Sino de qué hablar, ahí sí que no hay histeria! Risas generales.

Fin de la sesión. Después la seguimos. Un aplauso para Héctor que se ve que leyó la bibliografía para hoy, ¡o que paso por alguna histérica! Risas.  ¡Por como llevó sus planteos en sesión!

Bien, nuestro querido Héctor desea a Cristina, tiene fantasías con ella. Por su parte Cristina capta perfectamente ese deseo del muchacho. Lo sabe, sabe perfectamente lo que ella genera en él. No va a dar lugar a un acercamiento erótico, pero lo mantiene deseante y no lo frustra del todo, le sostiene la esperanza de que en cualquier momento arrancan. También puede suceder que se de alguna situación, y hasta puede haber sexualidad, (no es que la mujer histérica no tiene sexo, suelen no tener mucho por cierto, pero no es en todos los casos) pero difícilmente esa mujer se entregue de cuerpo y alma a ese hombre o a algún otro. Puede entregarse de cuerpo y no de alma, o viceversa, su obstáculo es la entrega desde las dos corrientes, la amorosa o tierna y la erótica o más sexual. Porque en la histérica (hablamos de Histeria  con mayúsculas y no de esa dosis de histeria que cualquier mujer tiene)  desear de forma auténtica al hombre es muy difícil, no puede entregarse de verdad... amarlo, necesitarlo y compartir su vida y proyectos con un otro. Pues, señores, amamos cuando nos faltan cosas, porque necesitamos de ese Otro que nos ayude a llenar lo que nos falta (eso es el amor, no todo, pero sí es su esencia). Y en la histeria no falta nada, serían como mujeres completas ¿Entienden? ¿Para qué un hombre? ¿Para que les limite su libertad, sus intereses o vocaciones? Es por eso que lo que más puede hacer ? y lo que mejor sabe hacer- es generar deseo? seducir (la raíz de esta palabra ?seducir? quiere decir traer hacia uno mismo) generar deseo, seducir...pero poco es lo que pueden desear ellas a otros. Esa es la cuestión central.  Observemos a esas mujeres públicas, a  alguna de esas mujeres públicas, a algunas de las  mujeres de la TV, conductoras, vedetes, actrices? panelistas etc. O en las revistas, lean los reportajes que les hacen, escuchen lo que dicen. Tomo este sector particularmente acá  por que puede haber casos que todos conocemos y por que  ese medio es ideal para la escena histérica. Se van a dar cuenta que allí, en su discurso, en sus anécdotas? que no hay lugar para un otro, para un hombre, aún si lo tienen no hay lugar para él.

Ahora bien,  en algún momento todos sus mecanismos de seducción comienzan a no dejarles nada, la vida se vacía un poco, sus carreras, sus intereses... todo se oscurece?se vampiriza? todo cae. Es como si la realidad perdiera ese barniz que le da brillo? todo se vuelve mate, opaco. Es que sin otro para compartir?TODO se vuelve NADA ¡Y es ahí donde quizá emerja la angustia! Ahí es en donde puede venir un cambio, frente a una tremenda insatisfacción generalizada consultan a un psicólogo. Y esto es fundamental, porque ahí sí van a buscar ALGO? ayuda. Les empieza a faltar algo, van a ser escuchadas. Necesitan a otro que las escuche, y es central que ese Otro no esté atrapado en sus modalidades de seducción. Bueno, en principio los psicólogos no deberían quedar atrapados allí, ¿no? No deberían comprar tan fácilmente ese combo de insatisfacción que escuchan. Lo que debe hacer es implicar a la persona, tratar de que esa mujer entienda que mucha es su responsabilidad en lo que padece. Digo: que la paciente pueda entender que ella misma ha construido esa soledad, desterrando a todo hombre que haya pasado por su continente buscándoles fallas por todos lados. Hay que salir al mundo desde otro lugar, a la búsqueda de otro tipo de vínculos. Porque en la histeria todo lo que termina apareciendo al final del camino, es la soledad más brutal y paralizante. Y un tratamiento debería apuntar a que se construyan otros tipos de vínculos. Yo particularmente creo que, en el caso de que se esté frente a una paciente heterosexual, hay que empujarlas mucho a que vean de otra manera a los hombres. Ya les contaré sobre eso.

Recuerdo que una vez una chica, hablando de una conocida de ella que - a su criterio- era una gran histérica me dijo: ?¿sabe que doctor? Es como que para ella los hombres son un ?accesorio?? (Entiendo que un accesorio en el terreno de la indumentaria femenina son aquellas prendas mínimas que adornan un poco el cuerpo, pero que son las prendas fundamentales). No son los hombres algo fundamental para ella, hasta puede prescindir del hombre para la crianza de su hijo, bah, al menos eso dice ella?.  Eso me dijo esa chica cierta vez. Me pareció de una gran lucidez su metáfora, muy ilustrativa, pues hay algo de eso.

Estamos hablando de la histeria (de histeria franca, bien instalada) hay niveles y momentos en toda mujer. Aquí, hasta hemos parodiado a la histérica tipo. Pero la realidad es muy compleja y hay muchas mujeres que tienen este cuadro y se hace muy trabajoso encontrar todos estos rasgos. Pero sin duda que por más camuflados que estén, en algún momento aparecen. ¿Cuál es el sentimiento fundamental que veo en ellas cuando consultan? ¿Qué es lo que empieza a aparecer cuando su forma de ser les empieza a dejar de funcionar en el mundo? Bueno, yo les diría que cuando empiezan a ver a su alrededor, su presente y su pasado, ven un gran desierto de vínculos de amor de verdad y el estado que veo es de una profunda soledad y tristeza. Son mujeres que  tarde o temprano terminan sintiéndose tremendamente solas. Las que han podido armar algo en el territorio de los vínculos, familia, hijos, etc? no necesariamente han podido armar un hogar donde se ame y se necesiten mutuamente. Difícilmente lo vivan intensamente y  den un verdadero lugar a su hombre en todo eso. Apostaría a decir que se trata de una problemática de la soledad. Todo psicólogo, medianamente astuto y entrenado puede captar esa imposibilidad de desear, esa soledad, esa insatisfacción estructural que toda histeria tiene, y hay  mucho por hacer con esta problemática. Suelen ser muy aptas para los diferentes dispositivos terapéuticos. Si bien es muy difícil intervenir en sujetos que ? en algún punto- no necesitan de nadie, se puede hacer un montón, y pueden debilitarse los mecanismos histéricos hasta el punto en que ya no sean un límite para el amor y la vida. Eso en relación a un tratamiento. Pero también he visto a hombres muy seguros de sí mismos que  han ?curado? bastante a muchas mujeres con este problema. Sin que ellas hayan tenido que haber pasado por una terapia. Pero casualmente son hombres que no se encandilan ciegamente con su belleza y con su seducción. Que son los menos. Estamos y vivimos en una sociedad que entroniza mucho a la histeria y a todos sus encantos, todos están fascinados con esas mujeres divertidas, seductoras y bellas que andan por el mundo. Por supuesto que hablamos de sociedades que apuestan a lo estético, a la imagen y a confundir el ?ser con el tener?, digo: ?que yo SOY lo que tengo, es lo que TENGO o lo que muestro lo que me da prestigio como sujeto. Bueno, sistemas así generan mucha tendencia a que las personas, por sobre todo las chicas que están saliendo a la vida, puedan tomar más aun ese camino. Pero por supuesto que no todo pasa por ahí, el modo histérico de vincularse con OTROS es tan viejo como el hombre. Hay sistemas sociales  que ayudan más a elegir ese modo, si, pero no es el eje del problema. En fin, no nos detendremos hoy tanto en eso.

Lic. Gervasio Díaz Castelli.

Publicado en Blog
Viernes, 10 Julio 2015 06:53

El pulso de las emociones

Experimentar el mundo, relacionarnos con la vida es posible por medio de las emociones. Incluso el miedo antes de que podamos razonarlo nos estará preparando para luchar o huir. Las sensaciones corporales que provienen de las emociones nos dan aviso de aquello que ni siquiera imaginamos, sentimos tristeza, miedo, culpa, vergüenza. En fin sentimos tantas cosas durante todo el día, pero la vida moderna no nos permite hacer las conscientes, registrarlas.

No es de sorprender que cada día existan más verdugos, crímenes, incluso víctimas debido a la desconexión que existe con sus propias emociones.
¿Acaso no es verdad que los narcos prefieren seguir explorando la ilusión de un placer inexistente provocado por la expectativa de un razonamiento soportado en las ideas y no en las emociones? ¿Acaso una humanidad conectada con sus emociones podría provocar genocidios, alterar  ecosistemas, lucrar con un futuro incierto? Seguramente habrá quien piense que así es.
      Pero hay que recordar que todas las emociones son funcionales para crear ese equilibrio en el organismo que nos produce placer (Gorayeb, 2011), sin embargo pensaran qué pasa con las emociones negativas.  La ira por ejemplo nos permite poner límites con las personas que pueden ser agresivas o bien nos hacen o quieren hacernos daño. Pueden observar que las personas que más dejadas y más acoso reciben  son aquellas que no expresan su enojo, contrario a lo que actualmente se piensa el enojo  debe ser controlable. 
Las emociones en fin sirven para regular nuestro organismo y vivir en armonía.
 
Publicado en Blog
Viernes, 10 Julio 2015 06:32

El costo de la incomunicación

Cuando el hombre descubre en sus silencios,
que su hermoso lenguaje se le agosta,
se le quema-confuso- en la garganta,
exhausto de sentido… sí, todo él,
lenguaje audaz del hombre,
se le ahoga- confuso en la garganta
y de su gracia original no queda
sino el horror de un pozo desecado
que sostiene su mueca de agonía .
José Gorostiza.
 
Publicado en Blog
Viernes, 10 Julio 2015 05:31

La moda ultra - violenta

¿Los valores de la sociedad han pasado de moda?

Publicado en Blog

Un coyote emplumado es más

 que un lobo sin manada

esmenos

que un árbol sin raíces

Juan Bañuelos.

 



MOTIVACIÓN Y EMOCIÓN

 

¿Qué es más y qué es menos? El logro o la familia, la afiliación o el poder, las necesidades o la seguridad, el reconocimiento o la autorrealización. Claro, habrá prioridades que dependen  de la  cultura de origen. No obstante qué es el logro sin la familia, el reconocimiento sin la autorrealización o el poder por el poder.  Uno sin el otro carece de sentido (aunque para la persona parezca tenerlo) los resultados son infortunadamente predecibles.

Las emociones (quiéralo o no) son causales, surgen del exterior, de cosas que no podemos controlar. Nuestro organismo buscará la forma interna o externa de solucionarlo. Pero a veces no es tan sencillo. Porque no tenemos consciencia de donde nace esa emoción, o cuál es la emoción que detonó el sentimiento que tenemos presente.  Todo funciona así, cuando  surge una emoción, la valoramos y evaluamos, es nuestra posibilidad subjetiva de controlar la situación y no perder la estabilidad o bien recuperarla al menor tiempo posible. Cuando está evaluación-valoración es consciente hay una respuesta fisiológica, por ejemplo en el enojo, la sangre fluye a las manos, el ritmo cardiaco y la temperatura aumenta (Gorayeb, 2011). Eso puede provocar una expresión emocional como decir: me siento enojado. (Esto por muy absurdo que parezca es un recurso utilizado en terapia Gestalt que sirve para hacer consciente a la persona, paradójicamente una vez consciente el enojo disminuye)

Pero también existe la posibilidad frecuente de que no sea consciente,  en este caso se reacciona con indiferencia, o bien no se sabe que se siente. Sabe que tiene malestar, inquietud, calor, pero no puede diferenciar si es miedo o tristeza o enojo y esto a la larga nos puede traer serias consecuencias.

En México el enojo  se ha vuelto una emoción socialmente reprimida, “el que se enoja, pierde” dicen. De este modo muchos hombres  han aprendido a manifestar el enojo a través de la violencia. Es común escuchar “me haces enojar, o no me hagas enojar” Delegando la responsabilidad de su enojo a otra persona, precisamente porque uno  sentir enojo es mal visto, “entonces si me enojo no es culpa mía es culpa del otro”, piensan. (Alejaldre, 2006)

Por lo tanto no es difícil encontrar que una persona se predisponga más para la tristeza o para el enojo, la ira, el miedo, la vergüenza, la alegría, estas conexiones pueden producir una especie de adicción química que no podrá cambiar a menos que exista consciencia o se trabaje sobre ello.  No es que la alegría sea más (mejor) que el enojo, todas son constitutivas. Si una domina en absoluto, durante todo el día, mediante todos los días, seguramente las cosas no anden bien. Dice Christian Fleche (Fleche, 2012):

Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica,ésta se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: “Lo que tengo es miedo”, su miedo disminuye a la mitad. Hay que tomar conciencia de uno mismo.

Nuestro organismo es sabio y sabe cómo recuperarse, claro siempre y cuando nosotros mismos se lo permitamos.  

LA GEOGRAFÍA DEL DOLOR

La geografía del dolor es una manifestación física que se instaura en nuestro pais, indicando que algo no funciona o está roto. ¿Qué esta roto?  ¿Qué sucede? La muerte de los estudiantes en Ayotzinapa, los policias matando personas indefensas, las autoridades insensibles y muy probablemente complacientes de la matanza. ¿Es que dejamos de sentir?

Hay muy poca educación al respecto. Las manifestaciones de violencia se dan entre personas que no han podido mirar el sufrimiento del otro porque  no han sido capaces de mirar sus propias emociones. Emociones que una y otra vez son reprimidas y se confunden con otras, llegando a un sin sentido de la realidad.

¿Quién sois? Es una pregunta que depende la percepción que tengas de la realidad, la realidad se altera si no conoces tus propias emociones porque con ellas percibes la realidad pero que sucede sino puedes diferenciar tus emociones, definitivamente tampoco la realidad. En esta desorientación se anclan los estereotipos, la publicidad, la busqueda de una belleza inexistente (no sentida) y encuentran resonancia en todos aquellos que no conocen como se sienten al respecto. Si lo supieran estoy seguro estarían hinchados de indignidad o bien se reírian de esquemas tan efímeros. La concreta percepción de los sentidos ayudaría en gran medida a reconocer las emociones y al hacerlo haría  responsable a cualquiera de sentirlas, no podría haber tanto matón si se hicieran cargo de lo que sienten.   Es una lástima que nuestro sistema educativo sea tan insensible con ello y esto tenga que ser aprendido a nivel licenciatura, en psicología o materias a fines.

Hay mucho trabajo por hacer al respecto, la responsabilidad y la materia prima(las emociones), así como la esperanza de una sociedad mejor en la terapia se encuentra ahí, sostenida en la columna vertebral de las emociones. 

 

 

 

Referencias

Alejaldre, E. (22 de 05 de 2006). Salud en movimiento. Recuperado el 17 de 10 de 2014, de http://smollin.wordpress.com/2011/02/14/boletin-18-enojo-mayo-22-%E2%80%9906/

Fleche, C. (16 de 05 de 2012). Cada órgano responde a un sentimiento.

Gorayeb, F. P. (2011). Manual de teorías emocionales y motivacionales. México: Universitat Jume.

 

youtube. (15 de 12 de 2012). La educación prohibida. Recuperado el 19 de 07 de 2014, de https://www.youtube.com/watch?v=3vj6wL7MYMo&list=LLEIhrwOUc0Sb4uTxGaID1KA

Publicado en Blog
Sábado, 27 Junio 2015 02:52

La libertad y el libre albedrío

“La libertad y el libre albedrío son las puertas de todas las bendiciones o de todas las maldiciones.”

Publicado en Blog
Miércoles, 25 Marzo 2015 14:27

Especialidades en Psicología clínica

Durante este apartado tocaremos temas relacionados con algunos campos de especialización en la psicología clínica. 

Publicado en Blog

Entonces me esperaba siempre

un sueño ligero y sin pesadillas.

 Y sin embargo había cambiado,

pues a la espera del día siguiente

fue la celda lo que volví a encontrar.

Como si los caminos familiares trazados

en los cielos de verano

pudiesen conducir tanto a las cárceles

como a los sueños inocentes.

Albert Camus de

 “El extranjero”

Selección y justificación del caso

Las características de una persona esquizoide descritas en el DSM IV apuntan hacia un humano carente de emociones,que no desea ni disfruta de las relaciones personales, incluido el no formar parte de una familia, que escoge actividades solitarias, tiene escaso o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona, no tiene amigos íntimos o personas de confianza (aparte de la familia), se muestra indiferente a los halagos y las críticas de los demás, muestra frialdad emocional, distanciamiento, aplanamiento de la afectividad.Entonces la curiosidad inmediata me obliga a preguntar  ¿en verdad una persona esquizoide no puede sentir, ni disfrutar,  dolerse o tener placer? ¿Qué tipo de persona es esa, pensé? En definitiva es muy diferente a mí, digamos está en el otro extremo. No obstante en búsqueda de respuestas según (Gabbard, 2002) el interior de un paciente esquizoide puede diferir de su apariencia exterior ya que estas personas sin duda tienen sentimientos y luchan por llegar a los otros. Se cree que su decisión de estar aislados se origina en una infancia que estaba en una constante amenaza de abandono, persecución o desintegración. Appel, (1974) como si el contacto amoroso representara para ellos la pérdida de la propia identidad y la destrucción de la otra persona. De modo que la elección de la novela de (Camus, 1942) “El extranjero”,  relata  de una manera sensata la vida de un hombre esquizoide, dibuja el interior de esa persona, nos dice, cómo logra permanecer en la ausencia, porqué lo hace y qué es lo que ocurre en su mente. Comprenderlo con las propias emociones parece resultar insuficiente y es probablemente en esa búsqueda inquieta cuando finalmente y sin querer se pueda  acompañar a Meursalt (el personaje principal) a la contemplación de una vida leal, sensible y entregada a pesar de sus limitaciones. Este personaje no sólo reúne las características de trastorno sino que va más allá y desanuda los matices, la materia dispuesta, la forma de pensar, las emociones que ajenas ocurren de manera velada, casi fantasmal pero precisan  la vida de un hombre.

Desarrollo del caso

El inicio de la novela se desarrolla cuando Meursault  recibe la noticia de que su madre ha muerto en el asilo y pide permiso a su jefe para faltar, cuando llega hacer todos los trámites para su entierro las personas  que interactúan con él parecen más consternadas o apenadas por el acontecimiento, sin embargo él no muestra pruebas de afecto, incluso parece cansado; el sol, la atmósfera, las personas se vuelven un obstáculo para regresar a su rutina o al menos descansar.  Un día después de enterrar a su madre conoce a María e inicia una relación, y al parecer tampoco se muestra afectado. Los amigos que tiene son del trabajo,  de vez en cuando habla con un vecino que se llama Salamano y otro que se llama Raimundo. La relación que tiene con ellos es breve pero con  Raimundo se vuelve más estrecha debido a una carta que le ayuda a escribir para que Raimundo puede regresar con su amante y vengarse de un supuesto engaño.

            Su jefe le ha ofrecido mejoras en el trabajo como cambiar de ciudad pero él se muestra indiferente ante las oportunidades que se le presentan. De la misma manera María le preguntó si deseaba casarse y le dice que igual le era indiferente peros que si así lo deseaba ella podrían hacerlo.

            En un encuentro Meursault es atacado por unos árabes que tenían problemas con  su amigo Raimundo y en defensa propia dispara a uno de ellos, lo asesina  y le hacen  juicio.  El abogado no reconoce ninguna especie de arrepentimiento incluso cuando le cuestiona da la impresión de no estar enterado de qué se le acusa y que puede ser condenado a muerte por su total indiferencia, también el abogado intenta persuadirlo para que mienta, pero se niega rotundamente porque piensa que hacerlo es falso y tiene pereza de engañar. Ya en juicio  relata que hace cinco disparos, pero que espero entre el primer y segundo disparo unos segundos y no supo contestar porqué lo había hecho de modo que interpretan que lo hizo de una manera deliberada. Da la sensación de que no le importa en lo más mínimo qué piensen de él,  el juez lo considera como el alma más endurecida que jamás haya visto en los juicios. Y cuando le preguntan directamente si lamentaba el acto cometido contestó que más bien sentía cierto aburrimiento.

Otro hecho destacable es que mientras está en la cárcel  no interactúa con nadie, prefiere entretenerse pensando cómo es su casa, recordando cada detalle y disposición de los muebles.  Para calmar la ansiedad mordía las astillas de la cama. Sólo una vez fueron a visitarlo (María) y aunque tiene muchas ganas de hacer cosas como abrazarla, decirle algo, constantemente se detiene para no hacerlo.

En la auditoria la mayoría de las personas lo describen como una persona plana, sin emociones, cómo un criminal; es condenado a muerte. Cree que su último día de vida ha sido desperdiciado cuando el sacerdote intenta hablar con él.

Análisis del caso

Debemos tener en cuenta antes de analizar cualquier caso, que  las personas aunque puedan  recibir el mismo diagnóstico a menudo son distintas entre sí y raras veces se comparten las mismas características de la personalidad.  La novela de Camus ofrece entre otras cosas la oportunidad de escuchar el diálogo interno, encontrar los verdaderos motivos que tiene para actuar de esa forma, cuáles son las intenciones detrás de su conducta aislada, su frialdad, e indiferencia.  Así que para hacer más rica esta experiencia analizaré algunas frases en concreto que expresa   Meursault  para poder ser diagnosticado como esquizoide, pero al mismo tiempo y de la mano acompañaremos la novela rica en matices, en posibilidades y formas.

Entre las características diagnósticas del DSM –IV (F60.1) (Criterio A1) “Prefieren emplear el tiempo en sí mismo que con otras personas, suelen estar socialmente aislados o ser solitarios y casi siempre eligen actividades solitarias o aficiones que no requieran interacciones con otras persona”. A este respecto Meursault vivía solo, trabajaba en una oficina y muestra muchas veces que prefiere estar solo, dice:             Dormí casi todo el trayecto y cuando desperté estaba apoyado contra un militar que me sonrío y me preguntó si venía de lejos. Dije que sí para no tener que hablar más esta conducta es manifiesta cuando llega a la cárcel ya que describe sus fuertes deseos por estar en la playa y en vez de preferir la compañía de cualquier persona explica: Si me hubiesen hecho vivir en el tronco de un árbol seco sin otra ocupación que la de mirar la flor del cielo sobre la cabeza, me habría acostumbrado poco a poco. (Criterio A2)  “Prefieren las tareas mecánicas o abstractas como los juegos de ordenador o matemáticos. Pueden mostrar un interés muy escaso en tener experiencias sexuales con otra persona”. Aunque este criterio no se cumple del todo ya que desconocemos que hace exactamente en su trabajo podemos comprender que no es alguien apasionado con su pareja pero en una ocasión cuando Raimundo lo invita a jugar billar también le ofrece ir a un burdel y contesta (mostrando su forma de pensar tal vez) “le dije que no porque no tenía ganasquizá esto no sea suficiente evidencia pero al menos nos obsequia un dejo de su persona. (Criterio A3) Les gusta muy pocas o ninguna actividad, así pues no muestra ninguna afición, deporte o entretenimiento que el de ser guiado por el azar. (Criterio A4) “Suele haber una reducción de la sensación de placer a partir de experiencias sensoriales, corporales o interpersonales, como pasear en una playa tomando el sol o hacer el amor, estos individuos no tienen amigos íntimos o personas de confianza a excepción de algún familiar de primer grado”. A este respecto en cuanto a las sensaciones no puedo decir que se cumple el criterio ya que sí existe por momentos La deseé mucho porque tenía un lindo vestido a rayas rojas y blancas, sandalias de cuero. Se adivinaban sus senos firmes y el tostado del sol le daba un rostro de flor Pero sí muestra desconfianza y no tiene amigos íntimos Al principio no advertí que me tuteaba. Sólo cuando me declaró ‹ahora eres un  verdadero camarada›, me llamó la atención.  Repitió la frase, y le dije sí. Me era indiferente ser su camarada y el realmente parecía desearlo. O cuando está en el velorio. Al salir, con gran asombró mío todos me estrecharon la mano, como si esa noche durante la cual no cambiamos ni una palabra hubiese acrecentado nuestra amistad. (Criterio A5) “Los sujetos suelen parecer indiferentes a la aprobación  o la crítica de los demás y no muestran preocupación alguna por lo que los demás puedan pensar de ellos”. Estando con María nos cuenta: María vino a buscarme por la tarde y me preguntó que si quería casarme con ella, dije que me era indiferente pero que podíamos hacerlo si quería. Entonces quiso saber si la amaba. Contesté como la otra vez que no significaba nada, pero sin duda no la amaba ‹‹¿Por qué entonces casarte conmigo?›› dijo, le expliqué que no tenía ninguna importancia y que si lo deseaba podíamos casarnosMás tarde su jefe le platica sobre su interés de abrir un negocio en París y le pregunta si estaría dispuesto a ir ya que podría vivir en París y viajar una parte del año y presupone que como es joven eso le gustaría. Dije que sí, pero en el fondo me era indiferente… Nunca se cambia de vida, que en todo caso que todas valían igual y la suya no le disgustaba en absoluto.  (Criterio A6) “Pueden abstraerse de las sutilezas normales en la interacción social y a menudo no responden adecuadamente a las normas sociales, de forma que parecen socialmente ineptos o superficiales y enfrascados en sí mismos. Habitualmente, muestran un aspecto blando  sin reactividad emocional observable y con pocos gestos o expresiones faciales de reprocidad como sonrisas o cabeceo” Este criterio resulta muy claro durante el juicio o cuando esta con el abogado que intenta defenderle hablando sobre su Mamá le pregunta si sintió pena por su muerte y aun con un probable juicio en contra de donde pende su vida y su libertad contesta.  Respondí que había perdido un poco la costumbre de interrogarme y que me era difícil informarle. Sin duda quería mucho a mi mamá, pero eso no quería decir nada. Todos los seres normales habían deseado más o menos la muerte de los que amaban.  También cuando el juez le pregunta si se arrepiente de haber matado le contesta. Reflexioné y dije que más que pena verdadera sentía cierto aburrimiento.  Mira su rostro esto es lo que ve: Ese día, después de la partida del guardián, me miré en el agua de la escudilla.   Me pareció que mi imagen permanecía seria, aun cuando ensayaba sonreír. La agité delante de mí. Sonreí y conservo el mismo aire severo y triste. (Criterio A7)”Refieren que rara vez experimentan emociones fuertes como ira o alegría. Frecuentemente manifiestan una afectividad restringida y se muestran fríos y distantes”.  Tal vez en esta frase no muestra ira pero si hace notar lo siguiente; por primera vez desde hacía muchos años tuve un estúpido deseo de llorar porque sentí cuanto me detestaba toda esa gente. Así mismo durante el juicio hacen referencia de su frialdad mostrada y su afectividad restringida. También he de mencionar que según la descripción del DSM IV “a veces, sus vidas parecen no ir a ninguna parte y dejan sus objetivos a merced del azar, reaccionando pasivamente ante las circunstancias adversas  y tienen dificultades en responder a los acontecimientos vitales” de modo que Meursault no es una excepción, muchas veces se ve involucrado, azarosamente por las circunstancias. Se hace amigo de Raimundo porque es éste quien lo invita a tomar vino y a comer, tiene una relación con María porque prácticamente es ella quién se acerca y le indica la proximidad de su disposición. Se pelea porque es la disposición en el escenario, mata debido a que el  árabe lo ataca y le da una tajada en la frente. Meursault empujado casi siempre por las circunstancias va y viene, como una extensión de los propósitos, deseos y motivaciones de los otros.      También más cercano a la descripción que nos ofrece  (Millon & Millon, 2006) donde una variante de la personalidad esquizoide es  el estilo solitario, que en general tienen una escasa necesidad de compañía y apoyo, incluso se siente cómodos, libres y seguros mientras están solos, por lo que prefieren trabajar en aislamiento social y no se aburren ni se sienten solos. Son autosuficientes e independientes de lo emocional y lo social. Haciendo a nuestro personaje más cercano a dicha descripción No vivo más que en una habitación, entre sillas de paja un poco hundidas, el ropero cuyo espejo está amarillento, el tocador y la cama de bronce. El resto está abandonado. Un poco más tarde, por hacer algo cogí un periódico viejo y lo leí. Recorté un aviso de las sales Kurschen y lo pegué en un cuaderno viejo donde pongo las cosas que me divierten en los periódicos.  Y aunque muchas veces no disfrutan de alguna actividad pueden tener determinadas aficiones o intereses (Sue, Wing Sue, & Sue, 2010).

     No obstante nuestro personaje no tiene un grado agudo esquizoide, su caso por decir no es tan grave, ya que si observamos con detenimiento puede experimentar alguna emoción y es capaz de sentir cierto grado de placer; María se acercó  entonces y se estrechó contra mí en el agua, puso su boca contra la mía. Su lengua refrescaba mis labios y rodeamos entre las olas durante un momento y tristeza aunque resulta evidentemente muy oculta y sin embargo obedece a sus deseos La mujer seguía llorando. Yo estaba muy asombrado porque no la conocía. Hubiera querido no oírla nunca más. Sin embargo, no me atrevía a decírselo. Como dice (Millon & Millon, 2006) “aunque muchos introvertidos son bastante asociales, siguen teniendo múltiples intereses y una vida rica interna.”

  

  

Posibles líneas de reflexión

No podemos sabemos casi nada de su infancia, pero es importante tener en cuenta que la figura paterna no está presente. La convivencia con su mamá era muy lejana y incluso afirma que había momentos en que no tenían nada que decirse. La explicación psicodinámica (Gabbard, 2002) explica que el infante percibe el rechazo de su madre pero a medida que las necesidades crecen el niño las experimenta como insaciables, y teme que tantas peticiones afecten a su madre y ésta lo abandone. Esto Fairban lo explica como “la fantasía Caperucita Roja en el bosque, donde la niña encuentra con horror que su abuela a desaparecido, dejándola sola con su propia avidez oral proyectada, en la forma de un lobo devorador. “   Así el esquizoide se ve en un principio temen devorar a los otros con sus necesidades y después temen ser devorados por otros. Este dilema hará que su conducta vacile entre  ahuyentar a la gente debido a sus necesidades y el temor de que los otros lo consuman o asfixien, donde el paciente simultáneamente se aferra y rechaza a los demás. Appel (1974) depender y fusionarse con otro es un riesgo que puede generarse por acoger cualquier cosa que venga de otro.

La terapeutas que tratan con esquizoides deben tener una extraordinaria paciencia debido a que el proceso de internalización es lento y laborioso, se recomienda  el silencio sea visto como una fuente de comunicación no verbal. Para que se dé cuenta si se mantienen o no la relación. Por medio de la identificación proyectiva por ejemplo un paciente quiere que el terapeuta viva lo que él vivió con su padre cuando éste dejó de hablarle. Así el paciente le está brindando información al terapeuta. Una técnica que puede ser utilizada en esos casos de silencio que el terapeuta comience a monitorear sus proyecciones en el paciente sin ser arrastrados por la contratransferencia, para mirar los sentimientos que surgen, incluso puede ser la única técnica. Si los obligamos a hablar o relacionarse podemos producir mayor aislamiento.

Conclusión

Es probable que la novela nos describa bastantes aspectos de la personalidad esquizoide, incluso aquel pensamiento que oculta y trata de evitar a toda costa manifestar sus verdaderas emociones, soterradas por el pensamiento: Le oí ir y venir. La cama crujió y por el extraño y leve ruido que atravesó el tabique comprendí que lloraba. No sé porqué pensé en mamá… Por ello si las posibilidades se congregan y  llegamos a tener un paciente con estas características es indispensable estar atentos al más leve movimiento, ruido, crujido e intensión.

      Las enseñanzas que recibimos de un paciente así oscilan en la capacidad de ver y escuchar, observar más allá de lo conocido. Por ejemplo un esquizoide puede ver claramente la teatralidad de una persona histriónica, sus intenciones de manipular y seducir a las personas. Pueden ver más allá de los actos, es un hecho que hay mucho que aprender de sus características como terapeutas. Incluso son pocas las personas diagnosticadas con este trastorno, la otra gran  mayoría esperan la atención de los demás, el contacto, la aceptación, el reconocimiento, el amor. Pareciera que aunque también es importante para el esquizoide éste se detiene un momento antes para no dolerse, encuentran su mundo mental lleno de atractivos y se detienen observándolos. La oscilación podría funcionar si esta fuera un intercambio de su mundo con el nuestro. El equilibrio siempre es crucial en la medida que se escucha y se dialoga con nuestra contraparte que siempre está fuera de nuestras extensiones corporales, está en el otro. 

Referencias.

Camus, A. (1942). El extranjero. Francia: Gallimard.

Gabbard, G. O. (2002). Psiquiatría psicodinámica en la práctica clínica. Madrid: Ed. Médica panamericana.

Millon, T., & Millon, T. (2006). Trastorno de personalidad esquizoide. En S. Grossman, C. Millon, S. Meagher, & R. Ramnath, Trastorno de la personalidad en la vida moderna (págs. 386-416). Barcelona: El sevier.

Sue, D., Wing Sue, D., & Sue, S. (2010). Trastorno esquizoide de la personalidad. En Psicopatología, compendio de la conducta anormal. (págs. 208-209). México: Cenegage Learning.

 

                                                                                                                 

Publicado en DSM
Página 1 de 2